El expresidente colombiano, Álvaro Uribe Vélez, tendrá que afrontar un juicio por cargos de soborno a testigos y fraude procesal, luego de que el Tribunal 41 de Conocimiento de Bogotá presidido por la jueza Laura Barrera, le negara a la Fiscalía la preclusión de los delitos.

«Sí existen elementos materiales probatorios, evidencia física e información legalmente obtenida que permiten afirmar con probabilidad de verdad que la conducta delictiva de soborno en actuación penal sí ocurrió y que el doctor Uribe puede tener la condición de partícipe», reza la sentencia publicada por el despacho de la jueza, recoge France 24.

En el caso, que se remonta a 2011, figura como principal afectado el senador Iván Cepeda Castro, a quien Uribe acusó de tener vínculos con paramilitares a partir de testimonios conseguidos por su entonces abogado, Diego Cadena, como respuesta a las acusaciones que formulara Cepeda Castro en su contra por presuntos nexos con el paramilitarismo.

Sin embargo, Cepeda Castro demostró que el representante legal del expresidente había ofrecido dinero y beneficios procesales a exjefes paramilitares, a cambio de que alteraran sus declaraciones iniciales, en el interés de implicarlo falsamente.

En agosto de 2020, la Corte Suprema de Justicia de Colombia determinó que había evidencias suficientes para someter a Uribe Vélez a un proceso judicial por «manipulación de testigos» y ordenó una medida de prisión domiciliaria.

Empero, el político renunció a su curul como senador, por lo que la Corte Suprema perdió competencia y el caso quedó a cargo de la Fiscalía –liderada por el fiscal Francisco Barboza, a quien se señala por sus simpatías con el uribismo–, desde donde se avanzó una primera solicitud de preclusión, que finalmente fue negada. El Ministerio Público insistió nuevamente en octubre de 2022.

En relación con este segundo intento, el portal La Silla Vacía refiere que de acuerdo con Barreras, la Fiscalía no aportó elementos adicionales para sustentar la preclusión, aunque se trata de un requisito para solicitarlo.

De igual modo, la jurista apuntó hacia las numerosas y comprobadas mentiras que habían proporcionado los presuntos testigos para «engañar» a la Corte Suprema y librar a Uribe de su responsabilidad en la manipulación de los testimonios, toda vez que sus intercambios con el abogado Cadena dan cuenta de que estaba al tanto de sus movimientos, que implicaron visitas a distintas cárceles y conversaciones grabadas.

En la misma línea, la jueza afirmó que tras haber analizado en detalle las pruebas y alegatos presentados por las víctimas y los argumentos de la defensa del exmandatario, concluyó que «no hay ajenidad de Álvaro Uribe Vélez en la consecusión de esos testimonios. Uribe fue quien delegó a Diego Cadena para ir a la reunión de la que salen esos testimonios«.

Por su lado, Uribe sostuvo su inocencia, reiteró que no ha cometido ningún delito y destacó que ninguna prueba lo vincula con los supuestos sobornos.

«Debo decir que no busqué nada distinto a corroborar informaciones que afectaban mi honor, mi libertad, mi familia, mis amigos, mi honra, a mis compatriotas que han confiado en mí. Pretendía defenderme, no desacreditar al doctor Iván Cepeda. Me he basado en lo que en dos ocasiones ha dicho la Fiscalía y, por supuesto, para poder decir lo contrario en todo lo que han expresado los abogados que me acusan, que en mi concepto no tienen relación con la verdad», relató.

El expresidente colombiano también insistió que nunca le pidió a Cadena –quien está procesado por el caso– que comprara testigos para que declararan en su favor.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook