El Departamento de Policía de la ciudad de Denver, estado Colorado (oeste), se encuentra bajo investigación por brutalidad policial al conocerse un video que muestra a un oficial golpear al menos seis veces a un hombre latinoamericano desarmado y causa la caída de su novia embarazada de siete meses.

 

El material audiovisual fue divulgado por el medio local Fox Denver gracias a una colaboración de un ciudadano que iba pasando por el lugar al momento que se produjo el incidente.

 

De acuerdo a la policía, David Nelson Flores se introdujo una media en la boca que supuestamente contenía drogas al ver a los oficiales aproximarse. Fue tumbado por los agentes encubiertos y procedieron a tratar de quitarle la pieza de la boca.

 

Al poner resistencia, uno de los agentes lo golpeó al menos seis veces en la cara y la cabeza, embates que le produjeron traumas y heridas.

 

“He visto a personas ser golpeadas en un ring y en televisión, pero el sonido de estos golpes eran resonantes, era muy atemorizante. Nunca había escuchado golpes tan altos”, agregó.

 

Mientras propinaban los golpes al joven desarmado, Mayra Lazos-Guerrero -de 25 años y con siete meses de embarazo- se aproximó a los oficiales de policía para que dejen de golpear a Flores, y en ese momento fue empujada por uno de los agentes, cayendo sobre su abdomen.

 

El oficial que golpeó brutalmente a Flores indicó que actuó de esa manera para quitarle la supuesta droga al sospechoso y evitar que se ahoge. En cuanto a Lazos-Guerrero, explicó que “pensó que ésta lo patearía”.

 

El exdetective y analista, Mark Carlson, afirmó que los policías se excedieron en el uso de la fuerza en este caso.

 

“No hay una razón obvia o una amenaza inmediata de un arma de fuego. No veo como la posibilidad de tragar la evidencia o el miedo a que se ahoge justifica ese grado de fuerza. Dirían los agentes: como no queremos que te ahoges te fracturaremos la cabeza”, sostuvo el exdetective.

 

Por su parte, Frasier declaró que luego del incidente fue abordado por los policias y lo instaron a entregar el teléfono que contenía la grabación, aún sin tener una orden judicial. A pesar que los agentes borraron ilegalmente el video, Frasier ya lo había subido a una nube (aplicación para guardar archivos).

 

Flores fue acusado de posesión de drogas y resistencia al arresto. Lazos-Guerrero enfrenta cargos por obstrucción de la justicia.

 

Este nuevo suceso de brutalidad policial sucede en momentos que la comunidad afroamericana de Estados Unidos exige justicia por Michael Brown y el de AkaiGurley, ambos jóvenes afroamericanos asesinados mientras se encontraban desarmados en Missouri y Nueva York, respectivamente.

 

(teleSUR)

 

policee-c.jpg

 

Comentarios Facebook