#LoÚltimo
imágenes: La verdad sobre la venta de productos colombianos que usan tasa del “dólar de guerra”
Octubre 16, 2016
La Iguana Google Plus

cuadro-dollar.jpg

La tasa de cambio referencial para calcular los precios de los productos de origen colombiano que comenzaron a expenderse este fin de semana en Caracas es equivalente a la establecida por los cambistas de Cúcuta en el marco del ataque contra la moneda venezolana y que es denominada por el gobierno bolivariano como “dólar de guerra”.

 

Una comparación entre los precios fijados en bolívares para el Plan de Abastecimiento Complementario (PAC), auspiciado por el Gobierno del Distrito Capital, y los del mercado local colombiano en pesos, permite encontrar que en algunos casos la tasa es de 1,16 pesos por bolívar.

 

Por ejemplo la harina de maíz Arepasan de 1 kilo tiene precio de 1.850 bolívares en los 7 puntos de venta habilitados en Caracas. Mientras que en Colombia, actualmente, el precio al detal es de 2.508 pesos. Es decir, la tasa implícita usada para el cálculo es de 1,35 pesos por bolívar.

 

Esta tasa incluso conlleva a una sobredevaluación de la moneda que supera la que genera el esquema cambiario fronterizo, cuya tasa para el viernes (según el diario La Opinión de Cúcuta) era de 1,95 pesos por bolívar.

 

Uno de los casos más extremos de sobredevalución es el derivado del precio de la harina de trigo Robinson de 1 kilo, que se vende en 1.890 bolívares mientras en Colombia su costo al detal es de 2.200 pesos. Esto se traduce en una relación cambiaria de 1,16 pesos por cada bolívar.

 

Estas referencias permiten calcular la tasa equivalente en dólares. En el último caso citado, siendo que la tasa es de 2.915 pesos por dólar, el cambio con respecto a la moneda venezolana se dispara hasta los 2.504 bolívares por dólar. Esto es cerca de 4 veces por encima de la oficial conocida como DICOM, y que cerró el viernes en 660 bolívares.

 

Un trabajo del sitio web 15 y último, publicado hoy aporta elementos y datos en este sentido.

 

Cabe precisar que el gobierno venezolano ha definido como base de la llamada “guerra económica” el ataque a la moneda dirigida a provocar una sobredevaluación que ha llevado la tasa del mercado ilegal de unos 80 bolívares en agosto de 2014 hasta cifras superiores a los 1 mil bolívares por dólar en los últimos meses.

 

Ese mecanismo, apuntalado por información especulativa vía web con un supuesto sustento en las operaciones de los cambistas informales de Cúcuta, impulsó el contrabando de extracción y potenció la escasez inducida de productos de la cesta básica subsidiados con divisas preferenciales por el gobierno de Nicolás Maduro. Es decir, la devaluación desde Cúcuta permitía a los contrabandistas adquirir más productos venezolanos con menos pesos.

 

Ahora el esquema opera a la inversa aunque su efecto sobre la moneda venezolana es el mismo: los exportadores colombianos obtienen más bolívares con menos productos. Además de disparar el comportamiento de los precios en el mercado local, estas operaciones terminan por darle un anclaje en la “economía real” al persistente proceso de devaluación del bolívar.

 

(www.latabla.com)

sustento-dollar.jpg

sustento-dollar1.jpg

sustento-dollar2.jpg