Venezuela y el mundo están de luto al conocer el fallecimiento de Carlos Cruz-Diez, uno de los máximos exponentes del arte óptico y cinético en todo el planeta. El deceso ocurrió en París, a la edad de 95 años. 

 

El artista es considerado como uno de los pensadores del color del siglo XX, gracias a sus investigaciones y su discurso plástico, que «gravita alrededor del fenómeno cromático concebido como una realidad autónoma que evoluciona en el espacio y en el tiempo, sin ayuda de la forma ni del soporte, en un presente continuo». 

 

Vivió y trabajó en Francia des 1960, y desde allí esparció su arte por el mundo, y hoy se encuentran en prestigiosas colecciones permanentes como:

 

Museum of Modern Art (MoMA), Nueva York 
Tate Modern, Londres 
Musée d’Art Moderne de la Ville de Paris 
Centre Pompidou, París 
Museum of Fine Arts, Houston 
Wallraf-Richartz Museum, Colonia

 

«En mis obras, el color aparece y desaparece en el transcurso del diálogo que se genera con el espacio y el tiempo real. Simultáneamente, aparece de forma incuestionable el hecho de que la información adquirida, así como los conocimientos memorizados en el transcurso de nuestra experiencia vital, no son, probablemente, ciertos… al menos parcialmente. Es posible, además, que gracias al color, abordado a través de una “visión elemental” desprovista de significaciones preestablecidas, podamos despertar otros mecanismos de aprehensión sensibles más sutiles y complejos que los impuestos por el condicionamiento cultural y la información masiva de las sociedades contemporáneas», reflexionó Cruz-Diez en 1989. 

 

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook