Hace poco el duque Harry, hijo menor de la princesa Diana de Gales, y su esposa Meghan Markle, ofrecieron una entrevista exclusiva a la prensa británica, donde revelaron intimidades que son propias de la realeza, sin embargo, la situación mantiene furiosa a la Familia Real, porque al parecer a la pareja joven se les fue la lengua.

 

“El príncipe William se ha vuelto rebelde”, comentó una fuente anónima sobre el infante mayor, quien no tardó mucho en demandar al medio de comunicación, donde trabaja el periodista Tom Bradby, quien produjo el documental “Harry & Meghan: An African Journey”.

 

“William no está de acuerdo con la visión de su hermano menor y su esposa para luchar contra la atención negativa. Ellos no escuchan a los asesores y piensan que saben más, sin importar cuántas veces esto les resulte contraproducente”, explicó la fuente cercana a la familia.

 

Sobre los detalles que la pareja de duques ofrecieron al comunicador, destacó: “Nunca pensé que esto sería fácil, pero pensé que sería justo y esa es la parte que es realmente difícil de entender. mis amigos británicos me advirtieron que no me casara pero yo era muy ingenua e ignore sus comentarios”, dijo Meghan.

 

“Mi madre me enseñó un conjunto de valores que siempre trataré de mantener, a pesar del papel y el trabajo que a veces conlleva. Siempre protegeré a mi familia y ahora tengo una familia que proteger. No seré intimidado para jugar un juego que mató a mi madre”, finalizó Harry.

 

Meghan y Harry han mostrado ser una pareja de la realeza moderna y progresista, sin embargo, los miembros de la familia más tradicional, como su hermano William, no están contentos con su manera de llevar la vida.

 

“Decirle a un periodista ‘nadie pregunta si estoy bien’ es una bofetada a la Familia Real que los hace parecer insensibles y les trae recuerdos terribles de la forma en que Diana trató de retratarlos. Han visto esta película antes y no la dejarán reproducir de nuevo”, reveló la fuente.

 

El príncipe más joven admitió sobre William que están “en caminos diferentes en este momento, pero siempre estaré ahí para él, como sé, que él siempre estará ahí para mí”. Agregó que se ven menos de lo que solían, pero al final son familiares.

 

William y Harry han estado peleándose desde que Harry se casó con la exactriz de Suits, Meghan, en mayo de 2017.

 

Al parecer la molestia de William, es porque él será algún día el jefe de la Familia Real y su único hermano lleva con mucha ligereza su rol.

 

Mientras tanto, Meghan parece haber dejado de pelear con Kate, de 37 años, ya que después de meses de supuesta animosidad, las dos asistieron a los campeones de tenis de Wimbledon, el sábado 13 de julio y se sentaron juntos en el palco real, citó la Patilla.

 

(LaIguana.TV)

 

Comentarios Facebook