https://www.youtube.com/watch?v=7DrvisSvy34

Una desfachatada ardilla se divirtió a costa de dos gatitos que estaban presos dentro de su casa. A los pobres felinos solo les quedó observar el roedor saltar de un lado al otro, sin poder atraparlo.

 

Después de más de dos minutos de enfrentamiento a través del vidrio, la ardilla se cansó de poner a prueba la paciencia de los gatos y partió rumbo al bosque mientras las mascotas la miraban desilusionadas.

 

(Sputnik)

Comentarios Facebook