El Gobierno de EE.UU. arrestó a Genaro García Luna, exsecretario de Seguridad Pública de México, por presuntos vínculos con el narcotráfico y haber recibido millonarios sobornos del Cártel de Sinaloa entre 2006 y 2012.

 

La información fue dada a conocer por la periodista de ProPública, Ginger Thompson, quien señaló que fiscales del distrito Este de Nueva York, quienes investigan los nexos entre García Luna y las organizaciones criminales, a partir de la información que salió a la luz durante el juicio contra Joaquín ‘Chapo’ Guzmán.

 

Thompson también reveló que en la habitación donde se encontraba García Luna en Texas, al momento de su detención, había «todo tipo de fotos con funcionarios estadounidenses en su modesto dormitorio».

 

Tráfico de cocaína y falsedad de declaraciones

 

El Departamento de Justicia informó que presentó tres cargos por conspiración de tráfico de cocaína contra García Luna, así como falsedad de declaraciones ante la justicia de EE.UU., según un comunicado emitido por la fiscalía de la Corte Federal para el Distrito Este de Nueva York, con sede en Brooklyn.

 

«A cambio de sobornos multimillonarios, el acusado supuestamente permitió que el Cártel de Sinaloa operara con impunidad en México. García Luna fue arrestado ayer por agentes federales en Dallas, Texas, y el Gobierno buscará su traslado al Distrito Este de Nueva York para enfrentar estos cargos», señaló la fiscalía. 

 

Richard P. Donoghue, Fiscal de los EE.UU. señaló para el Distrito Este de Nueva York, dijo que «el arresto demuestra nuestra determinación de llevar ante la justicia a quienes ayudan a los carteles a infligir un daño devastador en los EE.UU. y México, independientemente de las posiciones que sostuvieron mientras cometían sus crímenes».

 

La reacción de Calderón

 

Tras enterarse de la detención, el expresidente Felipe Calderón señaló que su postura «será siempre en favor de la justicia y la ley».

 

García Luna fue el principal encargado de desarrollar la estrategia de la llamada «guerra contra el narcotráfico» que decretó el expresidente Calderón a partir de diciembre de 2006, fecha en que se detonó la violencia en México.

 

Un negro historial

 

Los vínculos entre García Luna y el narcotráfico, fueron documentados por la periodistaAnabel Hernández en su libro ‘Los señores del narco’, además de orquestar una conspiración en su contra para asesinarla por develar dicha información.

 

«A finales de 2010, una persona que trabajaba cerca del círculo del jefe policiaco me informó que había un plan para asesinarme. Esa advertencia fue precedida por varios atentados contra mi familia, fuentes de información, contra mí, contra mi casa. Un infierno. Hace pocos meses un funcionario del gobierno americano me dijo que ellos habían confirmado que García Luna y su gente habían hechoun complot para matarme«, escribió Hernández en su más reciente libro, ‘El traidor’.

 

Durante el juicio contra el Chapo Guzmán en Nueva York, un testigo de la fiscalía, Jesús ‘el Rey’ Zambada, quien era el contador del Cártel de Sinaloa, aseguró que la organización criminal creó un fondo de 50 millones de dólares para Genaro García Luna, secretario de Seguridad Pública durante el mandato del presidente mexicano Felipe Calderón.

 

El ‘Rey’ Zambada informó también que en 2005, le entregó personalmente a García Luna 3 millones de dólares en un maletín cuando el funcionario estaba a cargo de la Agencia Federal de Investigación (AFI).

 

A lo largo de su gestión al frente de la política de seguridad mexicana, el exfuncionario fue señalado de crear un montaje televisivo durante la detención de la francesa Florence Cassez, que detonó una crisis diplomática entre México y Francia durante el sexenio de Calderón.

 

En octubre de 2019, el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Arturo Zaldívar, admitió que la adminsitración del expresidente Felipe Calderón lo presionó durante la resolución judicial que decretó la liberación de Cassez, quien fue acusada de narcotráfico con pruebas manipuladas por la secretaría encabezada por García Luna.

 

Tras dejar su cargo, al término del mandato de Calderón, García Luna se fue a vivir a un millonario complejo habitacional en Miami, Florida, en una casa propiedad del empresario de seguridad Mauricio Samuel Weinberg,quien obtuvo millonarios contratos con el Gobierno mexicano en la venta de equipo de seguridad durante la gestión de García Luna.

 

(RT)

 

Comentarios Facebook