Mientras el equipo de comunicaciones de Juan Guaidó insiste en negar que los falsos diputados de la asamblea paralela ganarán 5.000 dólares mensuales y un «retroactivo» de 25.000 dólares, información denunciada por la agencia de noticias de Estados Unidos, The Associated Press, mejor conocida como AP, los propios miembros de ese organismo espurio han confirmado que sí existe un fondo para tal fin pues según ellos, no han logrado cobrar nada en el tiempo que llevan ejerciendo y su trabajo requiere de gastos importantes.

 

La falsa asamblea creada por Guaidó y su grupo sedicioso, reconocida por la administración de Donald Trump en Estados Unidos, aprobó un documento que le da permiso al Gobierno estadounidense de robar «a petición de Venezuela», dinero del Banco Central venezolano depositado en la entidad financiera Citybank, por un monto de 80 millones de dólares para supuestamente «luchar contra el coronavirus», cifra que se suma a los más de 60.000 millones de dólares secuestrados por Estados Unidos y la Unión Europea contra bienes y recursos del Estado venezolano en el exterior.

 

 Al respecto, William Dávila, uno de los «diputados» de esta falso parlamento creado de forma paralela por Juan Guaidó en enero de 2020 tras perder la presidencia del órgano legislativo que ahora preside Luis Parra, contradijo al equipo de comunicaciones del autoproclamado «presidente encargado» y admitió que han hablado entre ellos de fijar sueldos que podrían estar entre los 3.000 y 5.000 dólares mensuales.

 

En una entrevista con el medio mayamero «El Venezolano TV», Dávila dijo que ellos han discutido crear «un fondo de ayuda» para «el fortalecimiento institucional» de la espuria asamblea, «que comprende el apoyo económico para los diputados y los asistentes, principales y suplentes, y todo el personal».

 

«Se ha hablado de 5.000 dólares, se ha hablado de 4.000 dólares, de 3.000 dólares. Todavía eso no está definido», confesó Dávila, al asegurar que ellos «no han cobrado absolutamente nada».

 

Dávila justifica estos ingresos mensuales porque hay «actividades que se tienen que realizar producto de la gestión parlamentaria que eso incluye un fondo que aún no está determinado de manera específica de cuánto va a ser».

 

En la entrevista Dávila se queja por las críticas que les hacen luego de saberse que podrían cobrar hasta 5.000 dólares y retroactivos de 25.000 dólares. «Comienzan con las comparaciones de por qué a unos tanto y a otros no, y empieza la crítica y el ataque contra nosotros los diputados, que no servimos pa’ un carrizo, que no hacemos nada, que cómo es posible, tú sabes».

 

«En vez de atacar con preguntas de cuánto ganan los del régimen, cuánto ganan los que están asociados con el régimen, entonces de una vez, vamos a tirarle la batería a Guaidó y los que estamos en la asamblea», añadió.

 

En el mismo tono defensivo habló Juan Pablo Guanipa en otra entrevista que le hicieran vía videollamada. «Hay que tener la comprensión de que los diputados algo deben cobrar», dijo Juan Pablo Guanipa, también miembro de la falsa asamblea.

 

Para Guanipa, aunque «el tema del monto» es un tema que él supuestamente «no» maneja, sí está previsto «aportar recursos» para «el funcionamiento» de la «gestión de los diputados».

 

«Los diputados en primer lugar no hemos cobrado, para que estemos todos claros. Aquí a nadie (…) a ningún diputado le han preguntado como ha hecho para mantener a su familia, cómo hace para trasladarse a Caracas, por ejemplo en mi caso desde el Zulia, para trasladarnos a Caracas no es cualquier situación y además estar tres a cuatro días en Caracas requiere de gastos importantes», dijo.

 

Según Guanipa estos recursos deben garantizar «aportar al diputado una cantidad que él tiene que informar en qué se utiliza» y «son gastos que tienen que ver con su gestión, con su diputación, con su seguridad», porque «un diputado tiene que buscar una infraestructura para poder funcionar».

 

Alega que por ejemplo, en su caso, le «han caído a golpes en la calle dos veces», por eso «lo que se intenta es que el diputado cuente con algunos recursos» para planificar situaciones como esas.

 

 

También dice que como aún «el dinero no ha entrado», «cualquier discusión» sobre el monto, «se puede hacer en este momento». Además, aseguró que cada «diputado» debe «justificar sus gastos» y para ello habrá supuestamente «una comisión de contraloría», «para cuidar que los recursos públicos sean utilizados adecuadamente».

 

«Hay que tener cuidado en cuanto a los montos pero hay que tener la comprensión de que los diputados algo deben cobrar», sostuvo. «Esperemos que la discusión se dé y que se apruebe definitivamente el monto (…) yo prefiero en este momento ser cauto y que se discuta (…) y que se justifique la cantidad y uso (…) pero sí hay un dinero previsto para el fortalecimiento institucional», acotó.

 

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook