El papa Francisco lanzó este miércoles 10 de junio un llamamiento para poner fin al flagelo del trabajo infantil, que ha aumentado aún más durante la pandemia de Covid-19, tras celebrar la audiencia general en la biblioteca del palacio apostólico.

Francisco recordó que el próximo viernes se celebra el día de la jornada mundial contra el trabajo infantil y afirmó que «es un fenómeno que priva a los niños y niñas de su infancia y pone en peligro su desarrollo integral» y que «en muchos casos son formas de esclavitud y reclusión con consecuencias físicas y psicológicas».

«En la situación actual sanitaria de emergencia, en muchos países muchos niños y jóvenes se ven obligados a trabajar de manera inadecuada para su edad, para ayudar a sus familias en condiciones de extrema pobreza«, denunció también el papa.

El pontífice instó a las instituciones «para que pongan en práctica todos los esfuerzos posibles para proteger a los menores, llenando los vacíos económicos y sociales que subyacen a la dinámica distorsionada en la que desafortunadamente están involucrados».

«Los niños son el futuro de la familia humana: ¡Todos tenemos la tarea de promover su crecimiento, salud y serenidad!», agregó.

Y aseguró que: «Todos somos responsables de ello».

Según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), unos 150 millones de niños de entre 5 y 14 años de todo el mundo son obligados a trabajar.

(EFE)

Comentarios Facebook