El pasado 29 de julio, el automercado iraní Megasi abrió sus puertas al público venezolano. Comenta Madeleine García, corresponsal de la cadena multiestatal teleSUR en Caracas, quien se encargó de cubrir el evento, que la inauguración se preparó durante tres meses y se corresponde con una alianza entre empresarios iraníes y venezolanos.  
 
Más de 5.000 mercancías iraníes y venezolanas, distribuidas por más de 150 proveedores, se despliegan en un emplazamiento amplio y privilegiado al este de la capital. La corresponsal de teleSUR subraya asimismo el impacto de esta alianza comercial: el Megasi ha generado 100 empleos directos y más de 400 indirectos. 
 
Hojjatolla Soltani, embajador de Irán en Venezuela, destacó que la apertura de este gran centro de expendio de alimentos, el primero con capital iraní en América Latina, «demuestra que las sanciones unilaterales del imperio no funcionan, que ahora la comunidad internacional en general, y muchos países revolucionarios en especial, no respetan esas sanciones unilaterales».
 
Más todavía, se trata, como dijera el viceministro de Industrias de Irán, Issa Rezaei, de una acción que pretende «generar y crear» una «esperanza» dentro del pueblo venezolano: si bien las sanciones unilaterales impuestas por Estados Unidos sobre ambas naciones se traducen en dificultades, no es imposible sortearlas. 
 
En estas tácticas de evasión de las agresiones imperiales y la defensa del derecho que les asiste a los dos países a comerciar libremente, no solamente jugaron un papel los funcionarios de Caracas y Teherán. Como detalla García, «fueron los empresarios iraníes y venezolanos los que dieron el paso al frente», lo que demuestra, en decir del viceministro para Asia, Medio Oriente y Oceanía de Venezuela, Rubén Molina, «lo que significa la unidad entre pueblos y, sobre todo, (…) el derrotar las medidas coercitivas unilaterales».
 
Sin embargo, esta iniciativa hubo de causar malestar en Washington, que respondió publicando en los medios estadounidenses que «Irán instalaría en Venezuela un centro que alimentaría el terrorismo«, según contó la periodista en su reporte. 
 
El embajador iraní en Caracas, respondió a estas acusaciones con una nota de sarcasmo: «¿Acaso ese 30 % de tanques está en manos de empresas venezolanas? Esa es una mentira. (…) ¿Acaso esos diferentes productos han venido para asesinar a la gente o han venido para ayudar a la mesa de los venezolanos, para enriquecer la mesa de comida de los venezolanos? Yo estoy seguro que hoy en día, la opinión pública es tan consciente y tan inteligente, que no hace caso de estas mentiras que esos medios de comunicación publican desde Estados Unidos».
 
De acuerdo con teleSUR, esta «pieza en el ajedrez de la geopolítica mundial» que movieron Venezuela e Irán, no se agota en el supermercado Megasi, pues «empresarios de ambos países firmaron acuerdos para la exportación de productos venezolanos a Irán, que ya están en la nación persa, como mango, piña, madera y otros».
 
(LaIguana.TV) 

 
Comentarios Facebook