El equipo de defensa del empresario colombo-venezolano Álex Saab, detenido en medio de una serie de irregularidades en la isla africana de Cabo Verde a pesar de contar con inmunidad diplomática al fungir como un agente especial de Venezuela, indicó este lunes 17 de agosto que están seguros que el Supremo Tribunal de Justicia (STJ) de ese país «revocará» la decisión de una corte inferior que autoriza su extradición a Estados Unidos.

Estas declaraciones fueron emitidas por Arnaldo Silva, abogado de Venezuela en Cabo Verde, quien dijo a la agencia de  noticias española EFE que están «convencidos» que el STJ «no tiene más remedio que revocar la sentencia a favor de la extradición de Álex Saab«.

La sentencia de extradición de Saab a Estados Unidos fue emitida el 31 de julio por el Tribunal de Apelación de Barlavento, con sede en la isla de San Vicente, ubicada al norte del país insular de África occidental.

Saab, de 48 años, fue detenido el pasado 12 de junio cuando su avión hizo escala para repostar combustible en el Aeropuerto Internacional Amilcar Cabral de la isla norteña de Sal -el más importante de Cabo Verde-, en respuesta a una petición de Estados Unidos, que aún no se había hecho oficial a través de Interpol, sino hasta un día después, situación que de por sí ya es señalada como irregular y violatoria de las normas internacionales al debido derecho.

Según la administración Trump, la petición de arresto y extradición obedece a que Saab pertenece a una supuesta red -sin mostrar pruebas al respecto- que ejecuta actividades ilícitas como blanqueo de capitales, corrupción y malversación que estarían relacionadas al llamado «cartel de los soles» que supuestamente dirige el presidente Nicolás Maduro, entre otros miembros del Estado venezolano, razón por la cual Washington puso precio a sus cabezas en millones de dólares.

Desde que Saab fue detenido, en extrañas circunstancias, tanto él como su defensa han denunciado que el empresario ha sido víctima de un proceso ilegal, carente de justicia y fuera de todo orden diplomático, además de recibir tratos crueles y ser expuesto a riesgos contra su salud, como por ejemplo, ser vulnerable a sufrir una infección por covid-19.

El Gobierno de Cabo Verde una vez detuvo a Saab -denunciada como un secuestro por él y su defensa- siempre ha sido proclive a realizar la extradición, un proceso que ratificó el Tribunal de Apelación.

Ante esta serie de irregularidades, la defensa de Saab interpuso el pasado viernes un recurso de apelación ante el STJ.

A favor de Saab

El abogado Silva, quien tiene poderes otorgados por la Procuraduría General de la República de Venezuela para representar en Cabo Verde los intereses del país en los asuntos concernientes al caso, explicó que hay «varios motivos» para esperar un fallo favorable a Saab.

«Por ahora, los fundamentos de la sentencia del Tribunal de Apelaciones son prácticamente inexistentes, consistiendo en una simple reproducción de lo que los estadounidenses pusieron en el proceso» explicó Silva a EFE en Praia, capital caboverdiana en la sureña isla de Santiago y sede del STJ.

Silva indica que la corte de Barlavento «ignoró todas las gestiones realizadas por la defensa y no pronunció una palabra sobre el razonamiento jurídico presentado por ella».

Acotó que existen sentencias sobre casos similares al de Saab, como el de un ciudadano iraní y otro paquistaní -«con el agravante de cargos mucho más graves»– reclamados por EEUU y cuya extradición fue aprobada por el Tribunal de Apelaciones de Sotavento, pero rechazada después por el STJ en 2017.

«El STJ, con la misma composición y los mismos jueces que ahora, se basó en la cuestión de las penas imputables a los acusados en el país que solicitara la extradición, considerando que no existía garantía de que estas penas fueran apropiadas y ajustadas a las practicadas en Cabo Verde para los mismos delitos, con el riesgo de que ambas personas fueran condenadas a cadena perpetua», comentó.

Según Silva, la sentencia de 2017 es aplicable al caso de Saab, por lo que el STJ «está obligado a tomar en cuenta ese precedente y revocar la sentencia del 31 de julio del TA de Barlavento, so pena de contradecirse y desacreditarse».

En la sentencia del 31 de julio de 2017, el Tribunal de Apelaciones asegura que Saab no incurrirá en «pena de muerte o cualquier otra que pueda resultar en un daño irreversible a la integridad de la persona, o sea de carácter perpetuo o de duración indefinida» y que «no será extraditado a un tercer país».

La sentencia agrega que la decisión también se toma sobre el principio de reciprocidad, pero reconoce que, por las limitaciones que imponen sus leyes de extradición e inmigración, «Estados Unidos no está en condiciones de garantizar esa misma reciprocidad».

«Estoy convencido de que el STJ revocará la decisión del Tribunal de Apelaciones porque ese será el resultado más ajustado y apropiado», subrayó Silva, al tildar de «muy injusta» la resolución de la corte de Barlavento.

Tras la detención del empresario, Venezuela señaló que Saab es un ciudadano venezolano y un «agente especial» del Gobierno, que se hallaba «en tránsito» en Cabo Verde, razón por la cual la defensa sostiene que «tenía derecho a la inviolabilidad personal como enviado especial de Venezuela».

La pasada semana, el exjuez español Baltasar Garzón, que integra el equipo legal de Saab, acusó a Estados Unidos y al régimen de Donald Trump de «instrumentar» por motivos y beneficios políticos y electorales la extradición del empresario colombiano.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook