El distanciamiento que José Luis Rodríguez mantiene desde hace muchos años con Lilibeth y Liliana, sus hijas mayores, continúa hasta la fecha. El Puma las señala como causantes de la ruptura.

“Son mis hijas, nunca las voy a negar; son mi sangre. Tienen más de 50 (años), no son niñas, ya tienen que haber recapacitado. El día que ellas reconozcan; la mayor, mi exesposa (Lila Morillo) también la incluyo (habrá una reconciliación)”, reveló Rodríguez al programa mexicano de televisión Ventaneando (TV Azteca).

“Pero ya pasó mucho tiempo, 34 años; ya está bueno. Ya pasen la página, hay que soltar; si no se suelta eso vamos a pasar toda la vida así”, agregó en la entrevista, publicada por People en Español.

De acuerdo con el intérprete de ‘Agárrense de las manos’, la separación de su primera esposa no se produjo por su actual cónyuge Carolina Pérez; por lo tanto, no es la razón del conflicto, sino de los ataques directos de las mayores contra su hija menor Génesis.

“Carolina quiso unir las dos familias, con todo el amor del mundo. Se abrieron las puertas de nuestra casa y aún abriendo las puertas de la casa pasaron cosas”, explicó. “Génesis ha pasado por muchas cosas traumáticas; por eso el ataque hacia ella de la misma familia dolió muchísimo”.

José Luis Rodríguez asegura que “siguen siendo mis hijas y las amo como son”; sin embargo, advierte que la reconciliación sucederá cuando ambas recapaciten y les envió un mensaje.

“Hay cosas que uno no puede permitir. ¡No! Hasta que aprendan una lección de vida que no se debe mancillar, agredir. Hay ataques verbales que producen muchos conflictos emocionales a otra persona”, comentó. “Lilibeth yo te amo como tú eres, no como quiero que seas. Liliana te amo como tú eres, con toda la explosión que eres”.

(Agencias)
Comentarios Facebook