Miguel Ángel Pérez Pirela, analista político y doctor en Filosofía, en su programa multimedios «Desde Donde Sea», indagó en el uso de las medidas coercitivas unilaterales por parte de EEUU y sus aliados europeos para presionar a gobiernos incómodos y propiciar su caída.

Aclaró que la predisposición de Washington por este tipo de acciones no es un hecho reciente, «no es nueva la actitud de bloquear, de sancionar, de aislar, de sofocar, a países que no estén de acuerdo con las políticas hegemónicas de los EEUU y la Unión Europea».

Comentarios Facebook

«Desde el final de la segunda guerra mundial EEUU usa su poder económico, militar, usa los organismos financieros, y escudándose, en un primer momento, en el anticomunismo, reparte sanciones contra estados que no se alineen a sus intereses económicos y estratégicos», explicó.

«Las excusas más recientes para ejercer sanciones han sido la violación de derechos humanos y el terrorismo, incluso en países donde se ha comprobado, por documentos desclasificados, que el mismo gobierno de EEUU ha protegido y financiado a regímenes dictatoriales o a grupos desestabilizadores», agregó el analista político, al tiempo que indicaba que aún en medio de la pandemia, este tipo de medidas todavía se siguen imponiendo, una sobre otra, sobre países incómodos para Washington, como Cuba, Irán o Venezuela, sin reparo por el grave daño que dichas medidas podrían ocasionar en los pueblos de estas naciones en momentos tan críticos.

Destacó, además, que desde 1945 hasta la actualidad, la Casa Blanca ha impuesto medidas coercitivas unilaterales contra más de una decena de países.

«EEUU ha aplicado sanciones a unos 19 países», concluyó.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook
center>