El grupo de usurpadores que mantiene secuestrada la refinería venezolana CITGO en Estados Unidos, con complicidad del régimen de Donald Trump, y que se apoderaron también de la Fundación Simón Bolívar, creada por el Gobierno Bolivariano para atender a niños y adolescentes con enfermedades complejas y de gravedad, han estado utilizando la pandemia de la COVID-19 como excusa para sacar millones de dólares de los fondos destinados para estas personas y dárselos a las facciones sediciosas de Voluntad Popular, Primero Justicia, Acción Democrática y Un Nuevo Tiempo, conocidos como el G4.
 
De acuerdo con declaraciones de Mariela Poleo, quien fue designada por Juan Guaidó para usurpar el cargo de presidenta de la Fundación Simón Bolívar, tras asumir la administración ilegal de esa institución, decidieron cortar los financiamientos directos a los pacientes enfermos para entregar el dinero a supuestas organizaciones que se encargarían de ampliar los apoyos para los que supuestamente fue creada este brazo social de CITGO.
 
Según dijo Poleo en una entrevista el pasado 28 de agosto al canal mayamero TVV Noticias, el dinero que antes se entregaba para cubrir los tratamientos de los niños, ahora se da a supuestas Organizaciones No Gubernamentales (ONG) a través de tres líneas de donaciones «para combatir» la pandemia del nuevo coronavirus.
 

Estas donaciones, según explicó el fiscal general de la República, Tarek William Saab, pasaron de miles de dólares que se hacían para atender los tratamientos específicos de los pacientes, así como sus gastos de estadía y alimentación, a 8 millones y medio de dólares, cantidad de dinero que es entregada cada seis meses al G4.

«Cuando llegó Mariela Poleo a la presidencia de la Fundación Simón Bolívar de Citgo las «ayudas» pasaron de miles a millones de dólares. Desde marzo la entidad incrementó sustancialmente los montos de donaciones en comparación a los otorgados durante la administración gringa», explica el portal de periodismo de datos La Tabla.
 
Añade el medio, a través de Twitter, que Poleo es una alta directiva de la estatal noruega de petróleo Equinor (antes Statoil), donde trabaja desde hace 20 años.
 
«Llegó a ser la contralora en Norteamérica de esta compañía que es una de las mayores productoras de petróleo y de gas natural costa afuera», agrega.
 
El portal detalla que la más reciente noticia de donaciones de la Fundación Simón Bolívar se registró el pasado 8 de octubre y fue un acuerdo de subvención con la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y la Media Luna Roja por la cantidad de 500.000 dólares «para financiar un hospital en el sur del estado Bolívar».
 
Además, dice La Tabla, la fundación anunció en agosto pasado que habría realizado «un aporte por 1 millón de dólares en subvenciones de salud humanitaria».
 
Las «subvenciones» se habrían dado a «Aid for Aids International, Food for the Pobre Inc. y la Fundación Panamericana de Desarrollo (PADF). Estas organizaciones sin fines de lucro dicen ofrecer atención a venezolanos».
 
«Antes, en cambio, los «ganadores» de las ayudas de CITGO recibían 100.000 dólares para repartirse entre 7 organizaciones. Todas las ONG estaban en Estados Unidos y la mayoría enviaba insumos a Venezuela y otras financiaban servicios en Ecuador y en La Guajira colombiana», detalla La Tabla.
 
Según el medio «Aid for Aids», en 2018, inició la campaña «Sanando Venezuela» con la imagen de tres Miss Universo venezolanas: María Gabriela Isler (2013), Stefanía Fernández (2009) y Dayana Mendoza (2008). «Vendían ropa y con las ganancias combatir la malnutrición de niños en Venezuela», agrega el portal.
 

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook