El militante opositor Freddy Guevara desmintió las acusaciones sobre el presunto uso de fondos públicos provenientes de la Fundación Simón Bolívar –adscrita a Citgo Petroleum, filial de Petróleos de Venezuela (PDVSA) en los Estados Unidos– para financiar las actividades sediciosas y terroristas de los partidos Voluntad Popular (VP), Primero Justicia, Acción Democrática y Un Nuevo Tiempo, partidos aglutinados en torno a la figura del autoproclamado presidente interino, Juan Guaidó, conocidos como «el G4».

Este 30 de octubre, el dirigente psuvista Jorge Rodriguez ofreció pruebas que daban cuenta de una extensa red de corrupción dirigida por Roland Roland Carreño, periodista que ejercía una de las coordinaciones de VP y que fue detenido por las autoridades tras una investigación del Ministerio Público.

Este sábado, Guevara aseguró en una rueda de prensa que «todo lo que dijo Jorge Rodríguez ayer, son montajes que lo montan cualquier niño» y calificó las graves denuncias de ser parte de una «olla» con la que se pretende minar las filas del sector antidemocrático de la oposición, recogió la oficina de Guaidó.

«Los partidos no se financian con la fundación Simón Bolívar. Cada centavo que se ha invertido en la fundación es auditado de manera pública como lo exige la ley de los Estados Unidos donde está la fundación», adujo el parlamentario.

Esta versión se compadece con la que ofreciera la pseudojunta administradora ad hoc de PDVSA a través de un comunicado en el que se asevera que las leyes estadounidenses, bajo las cuales se rige la Fundación Simón Bolívar, proscriben que los fondos que manejan se utilicen para financiar organizaciones con fines políticos.

«Si alguien tiene dudas si los partidos de la Unidad estamos usando fondos públicos para financiarnos, vaya a la legislación de EEUU o la página de la Fundación y encontrará que no hay ni un solo bolívar destinado a alguna organización vinculada con nosotros», dijo Guevara.

Pese a los desmentidos de este militante, la Fiscalía General de la República dispone de pruebas incautadas a Carreño en las que se explicita el tinglado que estructuraron Carlos Vecchio, representante de Guaidó en Washington; María Poleo, pseudo directora de la Fundación Simón Bolívar y él, para desviar los recursos destinados a financiar tratamientos e intervenciones quirúrgicas de alto costo, en pro de las actividades que el G4 adelanta para derrocar al presidente Nicolás Maduro y hasta para adquirir bienes personales.

En su intervención, Rodríguez precisó, con pruebas en la mano, extraídas a partir del análisis del teléfono celular de Roland Carreño, cuánto habían recibido los partidos agrupados en el G4 provenientes de la Fundación Simón Bolívar.

Así, «Voluntad Popular recibiría un millón 700 mil dólares, de los cuales ya le habían ingresado 280 mil, Primero Justicia un millón 700 mil dólares, de los cuales ya habían entregado 146 mil», mientras que «Un Nuevo Tiempo cobró un millón 700 mil dólares y ya le entregaron 122 mil, Acción Democrática, la de Ramos Allup, un millón 700 mil dólares, y le entregaron 112 mil, un denominado quinto partido con fuerza un millón 700 mil y solamente le habían entregado 73 mil dólares», detalló el exalcalde de Caracas.

Estas millonarias sumas provenían, de acuerdo con la investigación de Fiscalía, de los 8,5 millones de dólares de los que disponía la presidenta usurpadora de la Fundación, Mariela Poleo.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook