El filósofo, investigador y comunicador, Miguel Ángel Pérez Pirela, analizó en la edición de este martes 17 de noviembre de su programa Desde donde sea, que se emite de lunes a viernes a las 7 de la noche a través de las redes sociales de LaIguana.TV; la edición número 12 de la cumbre de los Brics, que se llevó a cabo de manera virtual y con el presidente de Rusia, Vladimir Putin, como organizador.

Para Pérez Pirela esta actividad se desarrolló en un momento clave de la humanidad: Una pandemia en desarrollo y el triunfo de un candidato demócrata en las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

Expresó el moderador del espacio que el Brics asociación informal intergubernamental integrada por “Brasil, Rusia, India, China y Suráfrica. Es el grupo de los considerados países más adelantados entre los Estados con economías emergentes. Los líderes de estos países celebraron una cumbre encabezada por Putin. Es la  tercera vez que este evento ha estado presidido por Moscó, después de los eventos de 2009, 2015. La próxima será en 2024”

Destacó que “la reunión se realizó en un contexto de pandemia”, al tiempo que señaló que en dicha cumbre se manifestó preocupación sobre temas fundamentales como el narcotráfico, ciberterrorismo, terrorismo, erradicación de la pobreza, corrupción”, entre otros.

Así mismo expuso el significado de términos como polo, unilateralismo y multilateralismo, para explicar lo que significa para la humanidad la celebración de dicha cumbre en este atípico año 2020.

Señaló que un polo es un espacio y una civilización. Unilateralismo es un centro que rige al resto del planeta, actualmente representada en occidente (Estados Unidos) y está en decadencia.

Citó al escritor ruso Alexander Dugin quien señala que la unilateralidad “se divide en dos: Explicita e implícita.

La explícita se manifiesta en el control territorial, espacial y marítimo que ejerce Estados Unidos a través de la Otan, y en la capacidad de etiquetar de terroristas y forajidos a quien no comulguen con sus preceptos. La implícita es la globalización cuyo campo de acción es más de índole retórico, cultural y tecnológico, que busca la destrucción de la identidad de las particularidades”, puntualizó.

Añadió que “en esta aldea global que se nos quiere vender y nos dicen que todos hacemos parte de ella, el idioma que se habla es el inglés, la moneda de cambio es el dólar. A esta versión del mundo unipolar se la llama también el multilateraismo, en el que existe un poder global, el hegemón, Estados Unidos, y dos satélites centrales: Europa y China. Su arma ideológica para la inserción de preceptos es la treta de los derechos humanos, que es usada como instrumento para sancionar, bloquear, y bombardear”.

Así mismo explicó el llamado Proyecto G2: “Cuando Hillary Clinton fue secretaria de Estado del presidente Barack Obama viajó a Pekín (China) para promover este proyecto ante el Gobierno chino. De concretarse esta visión del mundo, fuera de Estados Unidos o china, sería el caos. Ya no importaría que seas pro o anti estadounidense porque todos deberían seguir a Estados Unidos o todos terminarían en un baño de sangre”.

Destacó que un ejemplo de ello se evidencia en África del norte, “donde occidente promueve revoluciones, entre comillas, culturales, y apoya grupos terroristas para poder tener la excusa de intervenir en dichos países”.

Acotó que “de este plan viene toda la campaña contra Rusia, tanto de los demócratas como de los republicanos. Los principales rasgos del fin de esta era unilateral son los ataques a las Torres Gemelas y el ascenso de Vladimir Putin a la presidencia de Rusia”.

Pérez Pirela afirmó que “todo país, toda cultura, trata de colocarse como centro del planeta” y puso como ejemplo el caso de las ruedas de prensa que ofrece la cancillería China en las que “se coloca a China como el centro del planeta. Es algo muy interesante”.  

Explicó también el concepto de hegemonía: “El hegemón es el portador del poder, para el liberalismo y su cultura multilateral se ejerce mediante la generación de mensajes en el aspecto tecnológico y cultural, tanto en el imaginario colectivo como en la psique individual. Por eso alertamos sobre Hollywood y Netflix, para vehicular mensajes hegemónicos, algunas veces de forma oculta”.

Apuntó que el mundo es dividido entre civilizados, bárbaros y salvajes: “Los civilizados serían los occidentales, los blancos provenientes de Estados Unidos y de Europa. Los bárbaros serían los orientales o los amarillos, y los salvajes somos nosotros, los habitantes del sur del mundo”.

Acotó el también escritor que bajo estos conceptos “se impone el discurso de que existe una sola civilización posible: La de los bancos y aceptar la diversidad sería la desintegración del sistema colonial y su hegemonía. Puede entenderse porque la aceptación de la diversidad y las disidencias son satanizadas. Porque se persigue a líderes sociales e indígenas, Tenemos el caso de Colombia y Chile”.

Todo esto nos lleva al concepto de multipolaridad: El planeta está dividido en diversos polos o potencias que determinan el acontecer político o geopolítico, así como las relaciones internacionales. Se opone al dominio militar de Estados Unidos, se opone a la hegemonía ideología”, acotó.

Recordó que el pasado domingo 15 de noviembre se conformó la Asociación Económica Integral Regional (Rcep, por sus siglas en inglés), y que está integrada por China, Japón, Corea del Sur, Australia, Nueva Zelanda, así como los 10 países que conforman la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (Asean).

“Se están uniendo en bloques. Así como el bloque de la Unión Europea o el del tratado del libre comercio que firmó Estados Unidos con México y Canadá. Frente a esta unión asiática, Estados Unidos queda fuera de una unión comercial entre China, Japón, Corea del Sur, Australia, Nueva Zelanda y los países del sureste asiático. Este es un polo, los Brics otro polo, en medio de una saliente presidente Donald Trump que aisló a su país internacionalmente. Una de las grandes necesidades que va a tener Joe Biden va a ser tratar de recomponer acuerdos, asociaciones, uniones que se perdieron con Trump. Mientras tanto Rusia liderando los Brics, China liderando un polo importante en Asia, y se ve como se reconfigura un nuevo mapa mundial”, analizó.

En este sentido apuntó que “todo parece indicar que el hegemón, Estados Unidos, que plantea un mundo unipolar, un supuesto G2, está viendo como países emergentes están creciendo de forma desbocada y están dejado atrás a su economía”.

Recordó que “Japón y China son los mayores acreedores de la deuda de Estados Unidos. China va a ser uno de los pocos países que tendrá números positivos luego de la pandemia. Llegan los demócratas al poder y van a tomar medidas de restricción de movimiento para frenar la Covid-19. Son elementos que colocados sobre la mesa nos vislumbran un mundo postpandémico más multipolar, y el ocaso, la debacle de potencias hegemónicas que hasta ahora habían controlado la economía y los acuerdos militares. Estamos hablando de Estados Unidos”.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook