La zona más apropiada para la existencia de la vida en Marte podría ubicarse a varios kilómetros debajo de su superficie, sostienen los autores de un estudio publicado este miércoles en la revista Science Advances.

La hipótesis está relacionada con la llamada paradoja del Sol joven y débil. La astrofísica ha determinado que hace 4.000 millones de años la luminosidad de nuestra estrella era un 30 % menor que hoy. En tales condiciones, no solo Marte sino también la Tierra habrán estado cubiertos por un hielo permanente, y sin embargo, en ambos planetas se observan evidencias de la existencia de agua líquida en aquella época.

Para resolver la contradicción entre los datos geológicos y los modelos climáticos, los investigadores supusieron que hace entre 4.100 y 3.700 millones de años el planeta rojo estaba cubierto por una capa de hielo de varios kilómetros de grosor, bajo la cual existían lagos subglaciales. Al igual que en diferentes lugares de la Tierra, en Marte el agua líquida pudo haber existido gracias al calor geotérmico de las entrañas del planeta, opinan los científicos.

A diferencia de la Tierra, que tiene mayor masa y campo magnético, en Marte las condiciones no favorecían a la retención de la atmósfera, de manera que el agua superficial estaba destinada a evaporarse y desaparecer en el espacio. Como resultado, el agua líquida solo podría haberse conservado a profundidades considerables. Y es allí donde habría que buscar la posible vida marciana, sugieren los autores del estudio.

(RT)

Comentarios Facebook