El analista político y comunicador Miguel Ángel Pérez Pírela abordó los señalamientos que giran en torno a las acusaciones que apuntan a que el Mossad una de las tres estructuras que componen la Comunidad de Inteligencia de Israel, estaría detrás del crimen contra el científico nuclear iraní Mohsen Fakhrizadeh.

En este orden de ideas, sostuvo durante la transmisión de su programa Desde Donde Sea que aún falta saber cuál será la respuesta de Irán a la agresión. «No es cierto que Irán amenaza y no cumple. Recordemos que, luego del asesinato del general Soleimani, en enero, bombardeó dos cuarteles de EEUU en Irak. Trump pretendió restarle importancia diciendo que ‘no nos hicieron ni un rasguño’, pero la verdad es que Irán respondió».

Recordó que ya Donald Trump se está yendo de la presidencia de EEUU; y de Benjamín Netanyahu, quien afronta en Israel graves acusaciones de corrupción les están dejando “un regalo envenado a Biden le dejan una situación explosiva”.

Estos dos personajes en caída podrían estar colocando los cimientos para una Tercera Guerra Mundial.

Hossein Dehghan, asesor militar del líder supremo iraní, Alí Jamenei, acusó a Tel Aviv de tratar de provocar una guerra a gran escala con el asesinato del investigador.

Pérez Pirela apuntó que evidentemente en este escenario está jugando un papel muy importante el petróleo.

Citó las declaraciones del jefe de la Guardia Revolucionaria, Hussein Salami, escribió en su cuenta de Twitter: “La eliminación de nuestros científicos nucleares es la confrontación más obvia del sistema de dominación para evitar que accedamos a la ciencia moderna y avanzada”.

Irán ha dirigido una carta a las Naciones Unidas en la que asegura que existen «serios indicios de responsabilidad israelí» y advirtió contra cualquier medida aventurera de los Estados Unidos e Israel contra Irán”.

El escritor comentó qué “casualidad” que al mismo instante que ocurre el asesinato contra el científico iraní, Estados Unidos despliega navíos militares, por cierto, cargados con F16 al Golfo Pérsico.   

Según las experticias, las armas utilizadas son de fabricación israelí, incluyendo ametralladoras manipuladas de forma remota es decir ametralladoras robóticas.

Por su parte, el senador ruso Konstantín Kosachov dijo que «quienquiera que haya estado detrás de este asesinato, su propósito fue desestabilizar la situación en la región del golfo Pérsico y provocar a Irán”.

Las provocaciones pudieron estar generando una desestabilización en el Golfo Pérsico, concluyó el director del portal LaIguana.TV. 

(LaIguana.TV) 

Comentarios Facebook