Este jueves 21 de enero, medios venezolanos se hicieron eco de una denuncia formulada por la venezolana Jennys Meizas, quien a través de sus redes sociales aseguró que había sido secuestrada en un hotel de Bimini (Bahamas) y que su vida corría peligro.

De acuerdo con información compilada por el portal de periodismo de datos abiertos La Tabla, si bien medios de Bahamas aseguraron que la Policía no había procesado una denuncia por secuestro, el reportero Jared Higgs informó que Meizas, «otra mujer venezolana y un hombre extranjero se encuentran en custodia del departamento de inmigración en la localidad de Bimini luego que la policía atendió una llamada de socorro desde un resort».

Esta tarde, aludiendo a declaraciones del director de Migración del país caribeño, Clarence Russell, Higgs informó que «una mujer venezolana y un hombre mexicano están ayudando a la policía y a Inmigración» en una investigación penal en contra de un «‘residente extranjero» de la que participarán además de la policía, funcionarios de inmigración.

El periodista bahameño precisó que aunque «la investigación se encuentra en las primeras etapas», ya han sido detenidas varias personas y aseguró que Russell difundirá un comunicado en las próximas horas para ofrecer más detalles del caso.

La Tabla refiere que «las dos venezolanas y el mexicano fueron detenidos ayer tras la queja de una de las mujeres (Jennys Meizas) que no deseaba viajar con el hombre», pero sigue sin estar claro cuál es el motivo de los arrestos y si realmente se produjo un secuestro. 

Según las pesquisas realizadas por este medio, Meizas, de 38 años, es oriunda de Tejerías (Aragua), vive en México desde hace cuatro años y si bien no existen detalles acerca de su profesión o perfil laboral, se infiere que podría dedicarse al modelaje, en función de «la exposición de sus relaciones con entrenadores y maquilladores reconocidos, presencia en hoteles 5 estrellas en Venezuela, México, Panamá y República Dominicana».

Adicionalmente, con base en sus perfiles de redes sociales, se determinó que mientras residía en Venezuela, apoyó activamente las guarimbas de 2017, al punto de comercializar prendas de ropa confeccionadas por ella misma con la imagen de Neomar Lander, un joven que murió a consecuencia de un error de manipulación de un artefacto explosivo mientras intentaba lanzarlo en contra de los cuerpos de seguridad del Estado, así como de compartir videos donde se muestra su entrenamiento en manejo de armas de fuego.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook