El analista político y comunicador, Miguel Ángel Pérez Pirela, demostró la cruel realidad con la distribución a nivel mundial de la vacuna contra la COVID-19 y que dejó al descubierto el aprovechamiento antiético de los países considerados desarrollados.

“Los científicos se movieron rapidito para crear la vacuna y ahora los burócratas van a estudiar ¿cómo, cuándo y dónde van distribuir estas vacunas?”, dijo Pérez Pirela.

El presidente del Banco Europeo de Inversiones, Werner Hoyer, explicó que lo que está ocurriendo con la vacuna, más allá de los países ricos, no solo es una cuestión ética, sino que es una cuestión de estabilidad en todo el mundo.

Destacó el comunicador que naciones que han desarrollado vacunas se han solidarizado con varios países, entre ellos Rusia y China, sin embargo Israel, a pesar de distribuir su vacuna a otras latitudes, a sus vecinos palestinos le niega la dosis.

“Israel se ha negado a vacunar a más de 2,7 millones de palestinos que viven a su alrededor, Israel condena a Palestina a no vacunarse, ¿esto no puede llamarse holocausto verdad?”, expresó el analista político.

Precisó además que países sumergidos en crisis de guerra como Yemen todavía están a la espera de asignación de vacunas por parte de la ONU, y países pobres como Haití ni siquiera tienen la asignación.

(LaIguana.TV) 

Comentarios Facebook