El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) dictó este 2 de marzo privativa de libertad contra Nelson Antonio Saavedra, apodado el “Monstruo de Turén, quien cumplirá su condena en el Centro Penitenciario David Viloria, conocido como Uribana, ubicado en el estado Lara.

El dictamen fue emanado por un tribunal con competencia en materia de delitos de violencia contra la mujer en Portuguesa, luego que se demostrara su culpabilidad en la muerte de dos jóvenes en Turén, las cuales fueron ultrajadas y asesinadas.

“Por incurrir en el delito de femicidio agravado por la violencia sexual, contra las la joven Eduarlys Carolina Falcón Torrealba e igual delito con el agravante del artículo 217 de la Lopnna, contra Eliannys Andreína Martínez Roñoz de 17 años”, citó el tribunal regional.

El TSJ en su portal web señaló que el juzgado también acordó medida de protección para los familiares de las dos víctimas.

Sobre los femicidios que conmocionaron al país y que fue resuelto rápidamente por la justicia venezolana, surgieron mayores detalles revelados por Julián Falcón, abuelo de Eduarlis Falcón de 20 años.

“Ella salió el lunes a las 7:00 a.m., usó la bicicleta para ir al gimnasio que queda en un caserío aledaño a su casa, el caserío es conocido como La Lucha, cuando iba en camino corrió con la mala suerte de que el asesino iba a esconder los teléfonos de la otra muchacha que había matado (Eliannys). En ese momento, ambos se encontraron y el hombre la arrastró por el cabello y la metió en el matorral y la mató”, reveló a un diario local.

Explicó que luego de matarla, la trasladó hasta el puente Las Marías, antiguo puente de El Chinchorro y “la metió debajo de un avispero para que nadie se acercara. Fue mutilada y abusada sexualmente”.

Según el adulto mayor, la familia Falcón conocía de vista al homicida, “sí, pasaba todos los días frente a la casa pero no teníamos trato con él. Ese hombre tiene esposa, tiene dos hijas. Él las amenazó a las tres para que no dijeran nada”.

“Antes de que lo atrapara la policía se había perdido y se había escondido. Sabemos que él estaba nervioso porque una de las marchas que hicimos para que se haga justicia, pasó frente a su casa y él se puso como loco, se enardeció y amenazó a la esposa. Inclusive cuando su esposa lo delato, pidió al Cicpc que la protegieran a ella y a sus hijas”, agregó.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook