Las últimas declaraciones, en las que Joe Biden ataca directamente al líder ruso, Vladímir Putin, demuestran el carácter belicista del presidente de Estados Unidos y pone en evidencia que su estrategia –o la de que quienes están detrás de él- es mantener al mundo en una nueva Guerra Fría.

En la emisión del miércoles 17 de enero, con informaciones en caliente al respecto, el filósofo y comunicador Miguel Ángel Pérez Pirela, en su programa Desde donde sea, analizó este significativo aspecto de la realidad global.

El conflicto viene cocinándose a fuego alto durante las últimas 48 horas, desde que Biden calificó al presidente de Rusia como asesino y lo amenazó con que pagará por intentar interferir en elecciones de EEUU del 2020.

La provocación ha desatado una crisis diplomática. La portavoz adjunta del Departamento de Estado, Jalina Porter, dijo que “EEUU trabajará con Rusia para promover sus intereses y, al mismo tiempo, hacer que Moscú se responsabilice por sus acciones”, mientras el gobierno de Putin llamó al embajador Anatoli Antónov a consulta sobre las relaciones estadounidenses.

La frase de Biden y su anuncio de represalias contra Rusia se basaron en un informe de inteligencia en el que se acusa a Rusia, Cuba, Irán y Venezuela de intentar supuestamente interferir en sus elecciones y en la imagen que el electorado tenía tanto del aspirante, Biden, como del presidente Donald Trump.

“No podía faltar la mención de Venezuela en este tipo de informes. Venezuela, un país bloqueado y supuestamente en crisis humanitaria, pero que tiene tanto poder como para interferir en las elecciones de EEUU”, comentó Pérez Pirela.

El mismo informe acota que China no desplegó esfuerzos similares de injerencia, pero sí Irán y el movimiento chií libanés Hezbolá. Después de la publicación del documento, la cadena CNN, citando a tres funcionarios estadounidenses, informó que la administración Biden, anunciará sanciones contra varios países, incluidos Rusia, China e Irán, la próxima semana.

“Evidentemente la reacción rusa no se hizo esperar. El Kremlin desestimó la denuncia y dijo que EEUU busca ‘culpar a los actores externos por la desestabilización de la situación dentro del país’. Yo estoy de acuerdo: tienen una situación económica explosiva, comparable a la Gran Depresión, una situación social grave, con problemas de violencia racial, y son uno de los epicentros mundiales de la pandemia. No tienen nada mejor que hacer que señalar para otro lado para desviar la atención”, acotó el moderador.

En su respuesta a EEUU, los funcionarios rusos señalaron que Washington busca estimular los sentimientos negativos en torno a Rusia. El viceministro de Asuntos Exteriores, Serguéi Riabkov, declaró que el documento de inteligencia estadounidense es pura desinformación, carece de fundamento y solo es un pretexto para aplicar más sanciones contra Rusia.

El portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, por su parte, expresó que «en las relaciones con Estados Unidos, el compromiso maníaco con la política de sanciones sólo se ha intensificado. Sin duda esta línea continuará. La tratamos con calma».

Los funcionarios dijeron que las medidas no los sorprenden, pero están obligados a responder para enfrentar los riesgos generados por las eventuales sanciones.

La portavoz de la Cancillería rusa, María Zajárova, dijo que “ahora toca analizar cómo y a dónde se debe avanzar en las relaciones con EEUU porque se encuentran en un estado grave, pues en los últimos años fueron llevadas por Washington a un callejón sin salida”.

“Mientras EEUU, en los tiempos de Trump, llegó a un alto grado de conflicto con China, ahora, con Biden,  la situación está que arde con Rusia. Esto está pasando en los primeros cincuenta días del gobierno de Biden, por lo que se puede presagiar que vendrán tiempos muy duros y difíciles en materia geopolítica. No recuerdo un inicio de mandato estadounidense tan parecido a la Guerra Fría, ni siquiera con Trump”, significó Pérez Pirela.

Diferentes aristas del conflicto
Como parte de la escalada del conflicto, EEUU ha anunciado que niega licencias de exportación e importación de artículos y servicios de defensa. También amplió restricciones a las exportaciones rusas por la situación del opositor Alexei Navalny. El argumento es el supuesto uso de armas químicas o biológicas para el envenenamiento.

Para sostener esta prohibición, Washington ha incorporado a Rusia en su lista de países que supuestamente trafican con armas, en la que también están Afganistán, Libia, Líbano, Eritrea, Irak, Somalia, Chipre, Sudán, Sudán del Sur, Zimbabue, República Democrática del Congo y República Centroafricana. Pérez Pirela destacó que varios de esos países han sido bombardeados por EEUU con el argumento de que poseen o comercian armas indebidamente.

“No creo que estas medidas le hagan ni cosquillas al andamiaje económico ruso. Rusia volvió a los números positivos que había perdido durante la pandemia, a diferencia de EEUU, que sigue hundido. Cuando ustedes vean a un presidente de EEUU ponerse tan belicista como lo está haciendo Biden, cuando vean a un presidente de EEUU haciendo las veces de Rambo o de Rocky contra Iván Drago, es porque la situación en EEUU está fea. Esto es tan viejo como el mundo: inventarte un enemigo externo”, acotó.

Señaló que la idea de llevar al mundo a una nueva Guerra Fría demuestra que EEUU  y algunos de Europa se resisten a la creación de un escenario multipolar, que es la tendencia histórica ya en marcha.

Uno de los países que apoya es empeño de EEUU es Reino Unido. “Hay que señalar que Londres se pliega a EEUU y define a Rusia como una amenaza seria. Esa estrategia tiene una proyección a 30 años, tal como lo ha dicho Enrique Dussel. Lo más resaltante es que se trata del país que perdió el puesto que tenía a nivel planetario después de la Segunda Guerra Mundial, justo cuando se produjo el ascenso de EEUU”, dijo.

Siguiendo el juego de Washington, la legación diplomática británica en Moscú ha expresado sus temores al empleo del arma química en territorio británico, en una clara alusión al caso del envenenamiento del espía Seguéi Skripal y su hija, Yulia, asesinados con un agente nervioso.

Hace algunas semanas, ya Moscú había denunciado que desde Londres se estaban tejiendo campañas difamatorias contra Rusia. Ahora, el cuadro se complica con el anunció de Reino Unido de un aumento en su arsenal nuclear. Dimitri Peskov advirtió que perjudicará la seguridad y estabilidad globales.

Citando a expertos consultados por medios periodísticos, puntualizó que  con esta actitud “Reino Unido se suma a la dependencia fundamental de la Unión Europea respecto a EEUU, de las estructuras de la OTAN y la condicionalidad bastante rígida del aumento del conflicto con Rusia por parte de EEUU”.

“Biden  tiene nostalgias, actitudes muy pasadas de moda, acerca de una Guerra Fría que salpicará al planeta entero”, advirtió Pérez Pirela.

En pandemia, una postura criminal
Señaló el presentador que la actitud de polarizar al máximo golpea a América Latina en aspectos tan trascendentales como el manejo de la pandemia.

“Esos recelos de EEUU sobre la influencia de otras potencias en la región ya está demodé porque no cabe la menor duda de que el gobierno de Trump y el inicio del de Biden han sido propicios para que Rusia se afiance más en esta región –expresó-. No saben cómo revertir el avance en relaciones bilaterales o multilaterales. Van viendo como su influencia va cayendo y la de Rusia asciende”.

“Un impacto fundamental lo ha tenido la Sputnik V, que es la vacuna de las vacunas, una grandísima cachetada a la política geoestratégica de EEUU porque ahora todo el mundo tiene que pedirle cacao a Rusia. Esto tiene fúricos a los EEUU”, agregó.

El empeño por bloquear la presencia rusa llega a extremos criminales. El Comando Sur ha denunciado lo que llaman la diplomacia médica. «La pandemia del Covid-19 también proporcionó a Rusia otra vía por la cual ampliar su campaña para superar a Estados Unidos en el ámbito de la información», dijo el anterior jefe de ese brazo armado de la política imperial, Craig Faller.

El Comando Sur ve como amenaza el suministro de vacunas a países de la región por Rusia y China, mientras EEUU mantiene su política de autoabastecimiento.

“Esto es increíble: criminalizan a Rusia por proveer de vacunas a nuestra región mientras las de EEUU solo son para ellos. No pueden asimilar la derrota. Lo de Rusia fue una avalancha al descubrir, producir y distribuir antes que nadie una vacuna efectiva, según la revista científica The Lancet, y dejó a EEUU mirándose el ombligo”, subrayó.

Faller insistió en que Moscú amplió “su acceso aéreo y marítimo para proyectar el poder militar” y que tiene acuerdos con Venezuela y Nicaragua que permiten a los buques de guerra rusos visitarlos con poca antelación.

“Bueno, al menos esos buques nos visitan mediante acuerdos porque el Comando Sur anda por las cercanías de nuestras aguas y a veces incursiona ilegalmente, violando nuestra soberanía”, deploró el director de LaIguanaTV.

El empeño por mantener el control geopolítico lleva a EUU a atentar contra la seguridad y  la salud de los ciudadanos latinoamericanos. De allí que hizo gestiones para que se rechazara la vacuna Sputnik V en medio de la pandemia.

El Departamento de Salud de EEUU confirmó que hubo presiones a países como Brasil y Panamá contra la Sputnik V y contra la presencia de médicos cubanos. Según consta en el informe anual del departamento, se utilizó la presión diplomática para obligar a Brasil a rechazar la vacuna. De acuerdo a la versión de EEUU, sus recomendaciones buscarían evitar que Rusia aumentara su influencia en la región latinoamericana y caribeña.

“Es una guerra fría en plena crisis sanitaria. Esto es inhumano, no tiene nombre. En medio de una pandemia mundial que está arrasando vidas y dejando graves estragos, EEUU presiona a países pobres, como Panamá, para que rechacen una vacuna. Es una conducta que atenta contra los derechos humanos y la bioseguridad. Entre la vida de  la gente y sus intereses geoestratégicos, los EEUU se inclinan por lo segundo. Se trata de una actitud solo comparable con las lógicas nazis”, denunció.

Este repudiable enfoque se observa incluso en las expresiones utilizadas. Un acápite del informe lleva el título “Combatiendo influencias malignas en las Américas”  y en el texto se califica a Cuba y Rusia Estados malintencionados. “Son expresiones nazis, un lenguaje macartista, antihumano”, enfatizó.

Para mayor infamia, en el caso de Panamá, EEUU ofreció asistencia técnica de sus especialistas en control de enfermedades a cambio de que rechazara el apoyo de médicos cubanos, pero luego no ha cumplido. “Prometen pero no ayudan, ni lavan ni prestan la batea, decimos acá en Venezuela”.

Pérez Pirela volvió entonces al punto de partida del tema, la calificación de “asesino” que Biden da a Putin. “No queremos acá defender a Putin o a Rusia, no creemos que lo necesiten, pero podemos preguntarnos ¿quiénes son los asesinos, entonces: Rusia y Cuba, que proporcionan una vacuna y asistencia médica o EEUU que le prohíbe a otros gobiernos que utilicen esa vacuna y esos servicios de salud?”.

A pesar de las presiones, Spuntik V ha sido autorizada en dos docenas de países, varios de ellos en América Latina y el Caribe; y la cooperación médica cubana se ha extendido por tres continentes. “Recuerden los homenajes que se le hicieron a los médicos cubanos incluso en Lombardía, la zona más industrializada del norte de Italia”, asentó Pérez Pirela.

Conferencia sobre Afganistán
Para cerrar la revisión del ambiente geoestratégico, destacó que el jueves 18 estaba previsto el inicio en Moscú de la conferencia sobre Afganistán con la participación tanto de Rusia como de EEUU,  además de China, Pakistán, el gobierno afgano y los talibanes.  

“Washington espera que esta reunión sea productiva para la meta de una paz justa y duradera. Y lo dice luego de las invasiones de EEUU que se iniciaron en 2001 y que ha llevado al país a un conflicto bélico sin fin y a ser una gran mina de opio”, aseveró.

Interacción
En el tramo final del espacio, varios de los participantes manifestaron sus puntos de vista acerca del tema tratado, destacando la visión acerca de la acelerada decadencia imperial de EEUU, que su liderazgo actual pretende compensar mediante actitudes belicosas.

También se comentó acerca de las vacunas contra la Covid-19. Integrantes de la audiencia subrayaron que muchos de los políticos y figuras mediáticas de derecha hicieron campaña contra las vacunas rusa y china y luego aparecieron de primeros en la fila, cuando comenzaron a aplicarlas.

Pérez Pirela hizo un llamado a todos en Latinoamérica para respetar el orden establecido para la vacunación, que debe comenzar con el personal sanitario y seguir con los docentes y los adultos mayores. Particularmente no cree que los militares y policías deban tener prioridad, pero ya que, en Venezuela, se ha determinado que sea así, ha de cumplirse. “Respetar la fila es un gesto de humanidad”, señaló.

La usuaria Flavia de Zordo manifestó que, a su juicio, sí deben ser inmunizados los militares y policías porque Venezuela es un país que se encuentra bajo asedio desde hace varios años.

Otro participante se preguntó cuál sería la actitud de los medios si la tan satanizada Sputnik V hubiese causado muertes y secuelas graves, tal como ha ocurrido con el producto de la farmacéutica AstraZeneca, cuyos fracasos son encubiertos o minimizados por la gran maquinaria mediática del capitalismo.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook