El “interinato” de Juan Guaidó ha venido en caída y cada vez más se evidencia un notable retiro del apoyo de sus aliados, tal es el caso de la Unión Europea (UE) que a principios de este año aseguró tener la disposición para trabajar con el opositor, sin embargo, evita tratarlo como «presidente encargado».

En este orden de ideas, un hecho que llama la atención es que recientemente la portavoz del Departamento de Estado norteamericano, Julie Chung, además del supuesto embajador para Venezuela, James Story, a través de sus comunicados y tuits, no citan como “presidente” a Guaidó.

Para el sociólogo, analista político Ociel Alí López, Estados Unidos no ha retirado su apoyo y respaldan su ‘Acuerdo de Salvación Nacional’, no obstante, el concepto del interinato, que desconoce la presidencia de Nicolás Maduro, “ha salido de la gramática del gobierno de Joe Biden. Y las consecuencias de todo ello no han tardado en verse”.

López mencionó lo que sería una especie de preámbulo a nivel internacional, por ejemplo, el citado anteriormente asunto en el que la UE dejó de reconocer al exdiputado como “mandatario interino”.

Otro de los hechos que dan cuenta de este reajuste fue la Cumbre Iberoamericana que se desarrolló en abril y la cual contó con la intervención de al menos treinta delegados de los gobiernos de la región, y quien acudió fue una representación de la Administración de Maduro, la vicepresidenta, Delcy Rodríguez.

En su artículo, publicado en el portal RT, el también profesor destacó que hace pocos días tanto el presidente de Francia, Emmanuel Macron, como su homólogo argentino, Alberto Fernández, abordaron la imperiosa salida pacífica y democrática al escenario de la nación petrolera, de esta manera “cambiando la posición mantenida por su gobierno durante los dos años anteriores”.

Ni siquiera el denominado Grupo de Lima ha sostenido más reuniones o ha emitido pronunciamientos relacionados a lo expuesto.

¿Entrarán en el carril? Pese a divisiones internas opositores se alistan para próximos comicios

Ahora bien, internamente se avecinan los comicios que fueron anunciados por el nuevo Consejo Nacional Electoral (CNE) para elegir el 21 de noviembre de este año 24 gobernadores y 335 alcaldes.

Las fracciones de la oposición no perdieron tiempo para echar a un lado sus llamados abstencionistas e irse por la vía de la participación electoral, ya que esa reiterada operación de pretender deponer al mandatario nacional no les ha permitido ir a comicios como “presidenciales de 2018, las regionales de 2019 y las parlamentarias de 2020”.

En este orden de ideas el 10 de mayo, el integrante de Primero Justicia Carlos Ocariz solicitó “a la oposición legitimar toda la dirigencia local, regional y nacional por medio de una consulta”, el exalcalde habla de manera abierta sobre la necesidad de una ‘ruta que abra camino’ para las presidenciales”.

Según López, con la actual posición empiezan a mostrarse nuevos inconvenientes internos en la oposición y la importancia de volver a al camino  electoral.

En tanto que, el ultraderechista y miembro del partido radical Voluntad Popular Freddy Guevara reafirmó una reunión con diputados revolucionarios para «destrancar el juego». Esto le trajo el rechazo de diferentes sectores extremistas, sin embargo, recalcó que el mismo Guaidó estaba en cuenta de las negociaciones.

Por lo visto el gobierno de Joe Biden ha modificado sus tácticas y deja de nombrar a Guaidó como “presidente”, además, da señales al sector opositor para que se aventure en las próximas votaciones.

El articulista concluye que lo que se ha presentado en los últimos días y de suma relevancia es que el la Jefatura de Joe Biden ha esclarecido la nueva estrategia que emprenderá en Venezuela, ya no llama “presidente” al autoproclamado y da el permiso para que la oposición participe en el siguiente proceso electoral en Venezuela.

(LaIguana.TV) 
Comentarios Facebook