Juan Guaidó, exdiputado a la Asamblea Nacional y cara visible del sector antidemocrático de la oposición, dio un paso al costado de su política abstencionista y anunció el miércoles que «está evaluando» la posibilidad de que su grupo participe en las venideras megaelecciones regionales y municipales previstas para el venidero 21 de noviembre.

«Pudiera ser, de cara a un cronograma de elecciones, una posibilidad de organización y movilización de la base social», admitió en una intervención parcialmente difundida en su cuenta de Twitter, pues en su opinión, impera «darle respuesta política» a «ese hito».

Empero, Guaidó insistió en condicionar la concurrencia a estos comicios y en general, a la solución de la crisis en el país, a la elaboración de un cronograma de «elecciones presidenciales libres y justas», pese a que, siguiendo lo estipulado en la Carta Magna, tendrían que realizarse en 2024 y solamente podrían convocarse antes de esa fecha si resultare efectivo un referéndum revocatorio sobre la figura del presidente Nicolás Maduro.

A este respecto, asomó que la oposición como un todo podía organizarse con esos fines, pues, aseguró «es una opción constitucional» que luce factible. Empero, nuevamente supeditó esta alternativa a la imposición de lo que denomina «Acuerdo de Salvación Nacional» y a la elaboración del ya mencionado cronograma electoral.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook