A propósito de la caída que registrara el bitcóin este martes 22 de junio, el filósofo y comunicador Miguel Ángel Pérez Pirela explicó en su programa Desde Donde Sea las razones tras el sorpresivo desplome, que están relacionadas principalmente con las restricciones que impusiera China al minado de criptodivisas.

Adicionalmente, disertó en torno a los desafíos que ha de enfrentar esta moneda digital en el futuro cercano, que aún no se vislumbra claramente, pues mientras algunos apuestan por su revalorización hacia topes históricos, otros predicen su inevitable desaparición.

China juega un duro y hace que el bitcoin se desplome

Para entrar en materia, el analista refirió que, según se apunta en un artículo publicado en el portal de LaIguana.TV intitulado «Bitcóin regresó al precio de enero: cayó por debajo de los $30 mil», este martes se conoció que el bitcóin, la criptomoneda de uso más extendido en el mundo, había sufrido las  consecuencias de las medidas que adoptara el Gobierno chino contra el minado de monedas digitales, cotizándose por debajo de los 30.000 dólares por primera vez en cinco meses.

En el texto se detalla que la liquidación se produjo luego de que el Banco Popular de China (BPC) instó a los bancos y empresas de pagos más grandes de ese país a tomar medidas enérgicas contra las operaciones de criptomonedas, relató.

Asimismo, agregó que no se trata exactamente de una prohibición nueva, pues en 2017 el país asiático las había vetado, solo que las personas podían recibir pagos por medio de plataformas de venta libre (OTC, por sus siglas en inglés) con sede en el extranjero que, además, adquirían criptomonedas en su nombre.

«Datos de Coinmarketcap muestran que, a mediados de mayo, durante la caída de hasta 50% en dos semanas, el bitcóin llegó a los 30.000 dólares, aunque rebotó directamente al tocar ese nivel. Para este martes en la mañana, el precio ronda los 29.800 dólares«, puntualizó el experto.

En ese orden, indicó que la situación es tan grave que, en apenas dos días, la criptomoneda ha perdido más de 16% de su valor de mercado, luego de iniciar sobre los 35.000 dólares, ratificando el momento de incertidumbre de los especuladores del mercado.

A esto añadió que, tal como ha advertido la firma de análisis Glassnode en reportes recientes, los ‘traders’ a corto plazo han estado vendiendo, mientras que los inversionistas mantienen su tenencia de bitcóin.

Empero, pese a que algunos analistas han proyectado alzas de precios, Coingecko refiere que el bitcóin está a menos del 50% de su máximo histórico, fijado a mediados de abril sobre los 64.000 dólares, pues aunque en semanas recientes parecía tener ganado el soporte de los 30.000 dólares, la desconexión de miles de máquinas de minado en diversas provincias de China el pasado fin de semana, parece haber afectado seriamente el mercado de criptomonedas.

A pesar de esto, comentó Pérez Pirela, hay analistas que mantienen una postura optimista sobre el futuro cercano del bitcóin en el mercado, como es el caso de Willy Woo, ingeniero y analista de mercados de bitcóin e inversor desde 2013, quien insiste en que aún en el peor escenario posible, la criptomoneda superaría los 100.000 dólares a finales de año e inclusive hay quien estima que se cotizará en 288.000 dólares por moneda al cierre de 2021.

Las medidas anticriptomonedas adoptadas por China

Entrando en detalles acerca de las medidas anticriptomonedas implementadas por las autoridades de China, el experto mencionó que el Banco Popular de China (BPC) hizo pública una declaración en la que se prohíbe expresamente a los bancos y a las plataformas de pago del país realizar transacciones y participar en actividades empresariales relacionadas con el comercio de criptomonedas.

Dichas medidas, detalló, entraron en vigor tras una reunión del banco con las principales entidades financieras del país, representadas por el Banco Industrial y Comercial de China, el Banco Agrícola de China, el Banco de Construcción de China, el Banco de Ahorros Postales de China, el Banco Industrial y la plataforma de pago en línea Alipay.

A ese respecto, explicó que el BPC esgrime que la decisión va destinada a «combatir la especulación del bitcóin y otras monedas virtuales», así como a «garantizar la seguridad de los ciudadanos y mantener la seguridad y estabilidad financiera», como consta en un comunicado divulgado este lunes.

En el documento también se sostiene que «las actividades del comercio de monedas virtuales alteran el orden económico y financiero normal, generan riesgos de transferencia transfronteriza ilegal de activos, de blanqueo de dinero y de otras actividades ilegales y criminales».

También Alipay, una de las mayores plataformas de pago, aseguró en un comunicado que no tiene intención de desarrollar su propia moneda virtual ni participar en las actividades relacionadas al uso de criptomonedas.

Seguidamente, el también director de LaIguana.TV recuperó las declaraciones de Dong Dengxin, director del Instituto de Finanzas y Valores de la Universidad de Wuhan, quien al referirse a las medidas en conversación con Global Times, relató que «muchas autoridades locales de China mantenían una postura ambigua hacia las transacciones en criptomonedas en los últimos años, lo que creó unos vacíos legales, pero ahora el gobierno ha demostrado una postura firme sobre esas divisas virtuales que quedan prohibidas en el país».

Recordó, asimismo, que el movimiento más reciente de Beijing se produjo el pasado 18 de junio, cuando se ordenó el cierre unos 26 centros de minería de criptomonedas, que representan el 90% de la capacidad de minería del bitcóin de China.

El comunicador apuntó que para Shentu Qingchun, director general de Bankledger, una compañía de cadena de bloques con sede en Shenzhen, esto significa que más del 90% de la capacidad de minería del bitcóin –un tercio de la potencia global del procesamiento de criptomonedas–, se suspenderá en corto plazo, lo que obligará a los mineros chinos a formar alianzas que les permitan migrar a lugares como Estados Unidos o Rusia.

Por la ambigüedad previa, algunos actores del sector dijeron a los medios bajo condición de anonimato que esperaban que las autoridades provinciales optaran por un enfoque menos duro, más al conocerse las directrices, aseveraron que algunos mineros sufrieron pérdidas enormes.

Las tres debilidades del bitcóin que amenazan su liderazgo entre las criptomonedas

Seguidamente, Miguel Ángel Pérez Pirela citó un análisis realizado por el experto en Economía y profesor de la Universidad de Cornell, Eswar Prasad, quien precisa tres fallas del bitcóin que podrían desplazarlo de su posición de liderazgo entre las criptomonedas, a saber: el hecho de que el bitcóin no sea tan anónimo como la gente piensa, que su minería no sea amigable con el medioambiente y que no funcione como moneda, lo que, en su juicio, debilita su posición frente a otras monedas digitales que ofrecen «opciones mejoradas».

En general, este analista concluye que si bien el bitcóin en teoría proporcionaría un medio de intercambio anónimo y eficiente, «no ha funcionado en ese sentido» y, por lo contrario, es «lento y engorroso» para pagar bienes y servicios, sin mencionar que el mercado es muy volátil.

«Podrías llevar un bitcóin a una tienda y un día tomar una taza de café y otro día, con el mismo bitcóin poder darte un capricho con una comida lujosa, pero eso no funciona bien para el medio de intercambio», ilustró Prasad.

¿Desaparecerá el bitcóin?

Ante este panorama, el comunicador venezolano intentó responder sobre el futuro del bitcóin, pues hay analistas que sugieren que incluso desaparecerá.

En este orden, citó las reflexiones de Peter Berezin, estratega principal de la empresa de investigación financiera canadiense BCA Research, quien estima que esta divisa «no tiene un valor intrínseco», sino que se soporta en «la percepción de que otros lo encontrarán valioso».

Adicionalmente, apuntó que en una entrevista con Kitco News, este economista aludió a las preocupaciones sobre el medio ambiente, recordando que la minería de bitcoines «consume más energía de la que consumen Pakistán y sus 120 millones de habitantes», sin que sean sus únicas fuentes de problemas, pues, dijo, «toda la industria del ‘ransomware’ no existiría sin bitcóin», al tiempo que si se aumentan los escrutinios y regulaciones, en su opinión, esta criptomoneda «simplemente desaparecerá, y su reserva de valor también desaparecerá».

La minería de bitcoines: Un desafío cada vez más difícil y menos rentable

Al ser la minería la piedra angular que sostiene el mercado de criptomonedas, Pérez Pirela señaló que se trata del proceso en el que se crean nuevos bitcoines, para el que se requieren computadoras que resuelven problemas matemáticos complejos y que consumen grandes cantidades de energía. 

Específicamente, explicó que los nuevos bitcoines se introducen cuando los mineros procesan bloques de transacciones, que ocurren cada vez que alguien envía o recibe bitcoines. En ese momento, agregó, los mineros colocan las transacciones en bloques y los añaden a una especie de récord público conocido como cadena de bloques –‘blockchain’, en inglés–.

Para garantizar la seguridad de las transacciones, se requiere, asimismo, validar matemáticamente las transacciones y quienes lo logran son recompensados con bitcoines, aunque el valor de la recompensa ha ido descendiendo con el tiempo, pues que mientras en 2012 la recompensa era de 25 bitcoines, en 2016 ya había caído a la mitad y para febrero de 2021, por cada bloque minado se compensaba al minero con 6,25 bitcóin, sintetizó el analista criollo.

Empero, dijo para complementar, no basta que un minero interesado en cobrar la recompensa resuelva el problema matemático necesario para validar la cadena de bloque, sino que también ha de ser el primero en hacerlo, lo que se conoce en el argot de las criptomonedas como prueba de trabajo o ‘proof of work’ (POW, por sus siglas en inglés).

Si esto no es suficiente, refirió que existe un número finito de bitcoines –21 millones– y a la fecha se han minado 18,5 millones, lo que implica que ya se han minado la mayor parte de ellos.

Este hecho, sumado a la proliferación de mineros, ha ocasionado que el nivel de dificultad para crear una nueva cadena de bloque se haya incrementado exponencialmente.

A modo de ilustración, Pérez Pirela comentó que cuando el bitcóin fue creado, el nivel de dificultad para esta operación era de 1 y para junio de 2021, es de 21 billones, lo que trae como consecuencia que estas operaciones solamente sean rentables y si se realizan en supercomputadoras ASIC, creadas especialmente para el minado de bitcoines, que tampoco son competencia para los llamados ‘pool mining’, grupos de mineros que combinan su fuerza de cómputo y que dividen lo minado entre sus participantes.

La larga huella ambiental del minado de criptomonedas

En continuidad con el punto previo, el comunicador hizo referencia a los cuestionamientos de los ambientalistas al minado de criptomonedas, particularmente al bitcóin, del que se ha asegurado que «consume una tonelada de potencia informática y electricidad, lo que genera preocupaciones sobre el costo para el medioambiente».

Para soportar esta aserción, aludió a los datos publicados en Digiconomist, sitio especializado en monedas digitales, que reflejan la huella ambiental que preocupa a algunos expertos, pues inclusive, como se apunta en un estudio realizado por Nature Communications, el consumo de energía por el minado de bitcóin en China generará más de 130 millones de toneladas métricas de emisiones de carbono para 2024, cifra que supera las emisiones anuales de carbono reportadas por naciones como República Checa y Qatar en 2016.

¿Cómo queda El Salvador con la caída del bitcóin?

Para cerrar la explicación y antes de dar paso al debate con la audiencia, Pérez Pirela actualizó informaciones de El Salvador, primera nación en el mundo que adoptó el bitcóin como moneda de curso legal y que en el muy corto plazo deberá hacer frente a desafíos como los antes descritos.

A estos propósitos, comentó que el presidente Nayib Bukele propuso la instalación de 1.500 cajeros automáticos para transferencias en bitcoines en el país.

El anuncio, detalló, es una respuesta a la compañía Athena Bitcoin, responsable del único cajero de bitcoin que opera en El Salvador, que expresó su intención de acelerar sus planes de instalar en el país dispositivos para cambiar criptomonedas por efectivo y viceversa, y preguntó a Bukele si mil cajeros serían suficientes.

En alarde de entusiasmo, Bukele replicó en la red social Twitter: «¿Mil? ¿Y qué tal 1.500?».

En el ámbito político, mencionó el analista, la bancada del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional propuso reformar el artículo 7 de la recién sancionada Ley Bitcóin, pues los parlamentarios temen que use la moneda digital para pagar salarios, aunque la especie había sido desmentida por el ministro de Hacienda, Alejandro Zelaya.

En todo caso, en opinión del analista venezolano, la Ley Bitcóin entrará en vigor en menos de 90 días y genera gran expectativa en este país, dividido entre quienes consideran a las criptomonedas el futuro y quienes temen que su uso convierta a El Salvador en un paraíso para el lavado de dinero.

Pese a ello, destacó que Bukele insiste en su propuesta y para sortear la demanda de energía que traerá el minado masivo, avanzó que planeaba usar la energía de los volcanes para minimizar el impacto ambiental e incluso encomendó al presidente de la empresa estatal de energía geotérmica LAGEO la organización de estas operaciones, subrayando que la energía volcánica es «muy barata, al 100% limpia, al 100% renovable y con cero emisiones».

«El 90 % del territorio de El Salvador está conformado por materiales volcánicos. En la actualidad, solo algunos volcanes de los más de 170 que se ubican en el país presentan actividad continua, como la emisión de gases o cenizas: el volcán de Santa Ana, el volcán de San Salvador, el volcán de San Miguel y el volcán de Izalco, según datos del ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales», dijo para concluir.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook