En las elecciones presidenciales de Perú, el profesor y candidato por Perú Libre, Pedro Castillo, selló alianzas con sectores populares que nunca antes habían sido tomados en cuenta por los gobiernos de su país, mientras que su rival, Keiko Fujimori, hizo coalición con los acostumbrados empresarios y políticos pudientes.

El periodista peruano e investigador del Celag, Yair Cybel, reveló el contraste de las alianzas pactadas por los candidatos peruanos durante la segunda vuelta electoral y como esta unión favoreció a Castillo, quien optó por apoyar a la Iglesia, campesinos, agricultores, entre otros gremios ignorados por la política nacional. 

Cybel dijo en la entrevista que concedió recientemente al programa Cara a Cara, conducido por el periodista Clodovaldo Hernández y transmitida por la LaIguana.TV, que Castillo escuchó la voz de los empresarios regionales, “quienes por lo general nunca se han beneficiado del neoliberalismo”.

“Castillo unió a campesinos, agricultores, evangélicos, la Iglesia, ronderos que son esta especie de autodefensas populares que surgieron del conflicto entre el ejército y las empresas, y además logró incorporar a los empresarios regionales”, comentó el entrevistado al periodista Clodovaldo Hernández.

Fujimori concretó alianza con el empresariado limeño, clase política, con las distintas expresiones de la derecha, se reencontró con su hermano, con quien estaba muy distanciada por el caso de su padre; y con los hijos de Vargas Llosa, el histórico rival de Alberto Fujimori”, dijo. 

La realidad es que 70 mil votos marcan la ventaja que le lleva el profesor a la candidata Fujimori, una ventaja que incluso con todas las proyecciones de las actas impugnadas. Esta cantidad parece expuesta, pero es el doble casi de la diferencia que obtuvo en su momento Pedro Pablo Kuczynski contra Keiko en el 2016”, mencionó el investigador.  

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook