Una fiesta de cumpleaños infantil en un centro de reptiles casi acaba en tragedia cuando un cocodrilo mordió en la mano y atrapó a su cuidadora entre sus poderosas mandíbulas ante los gritos de los aterrorizados niños.

Uno de los visitantes no dudó en lanzarse al tanque de agua para tratar de salvar a la cuidadora en un agónico rescate.

Ocurrió el 14 de agosto en el Scales and Tails de Utah y las imágenes fueron grabadas por una de las visitantes, Theresa Wiseman.

El héroe que saltó al tanque de agua para tratar de liberar a la cuidadora de las mandíbulas del cocodrilo fue Donnie Wiseman, el marido de Theresa.

La cuidadora recibió ayuda médica de uno de los visitantes que era enfermero, y fue trasladada de urgencia al hospital.

(marca.com)

Comentarios Facebook