El director de la fundación Progresar, Wilfredo Cañizares, hizo un llamado a las autoridades de Colombia para que aclaren qué ha pasado con los seis niños de nacionalidad venezolana que fueron retenidos por hombres armados en el corregimiento de La Gabarra, municipio Tibú, Norte de Santander, en diciembre de 2018 y de quienes hasta el momento se desconoce su paradero. En una fotografía de la época se ve a los niños sujetados con una cuerda de color azul amarrada a sus cuellos.

“¿Dónde están? ¿Están con vida? ¿Qué ha hecho el Estado colombiano para recuperarlos?”, preguntó Cañizares en un mensaje difundido en su cuenta de Twitter.

Al parecer, estos seis jóvenes estarían señalados de cometer robos en esa zona de Norte de Santander. Situación similar a la ocurrida el pasado 9 de octubre contra otros dos adolescentes venezolanos, quienes fueron vilmente asesinados en la población de Tibú por bandas criminales dedicadas a hacer “limpieza social”. Los niños aparecieron con un tiro en la cabeza, tirados en una carretera y con un cartel que decía: “Ladrones”.

Sus cuerpos fueron identificados como Alexander José Fernández Rodríguez, de 15 años, perteneciente a la etnia wayuu y otro joven de 18 años, Jackson Enrique Arriaga.

Cañizares informó que “el desbordamiento de la violencia en Tibú tiene como trasfondo la desidia gubernamental: 57,6% de sus habitantes son pobres, 81% vive de la informalidad, cobertura acueducto 51% y alcantarillado 46%, 19.000 hectáreas de coca y en los últimos 5 años ocurre un hecho violento cada 6 días”.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook