El asistente de dirección del western Rust reconoció que no verificó las balas en el arma con la cual el actor Alec Baldwin mató a la directora de fotografía en el set, donde «hubo algo de complacencia», según el sheriff a cargo de las investigaciones. 

Nadie ha sido arrestado, ni han sido presentados cargos por el incidente que ocurrió la tarde del jueves durante el rodaje de Rust en el Rancho Bonanza Creek mientras Baldwin, que protagoniza la cinta de la cual también es coproductor, ensayaba una escena. 

La directora de fotografía, Halyna Hutchins, de 42 años de edad, fue herida y falleció después en un hospital cercano, en tanto que el director de la película, Joel Souza, resultó impactado en el hombro y dado de alta ese mismo día. 

Había tres armas en el set del western de bajo presupuesto Rust. Baldwin, de 63 años, disparó un revolver LL Pietta Long Colt 45, detalló el sheriff del condado de Santa Fe, Adan Mendoza, en rueda de prensa. 

La encargada de las armas en el set, Hannah Gutiérrez Reed, de 24 años, las colocó en un carro el jueves durante el rodaje. Tras volver de una pausa de almuerzo, Dave Halls, asistente de dirección, tomó una de las armas y se la entregó a Baldwin gritando «pistola fría», la jerga cinematográfica para advertir que el arma está descargada, de acuerdo con las declaraciones juradas de Souza y de un camarógrafo. 

Alec Baldwin ante la amenaza judicial por un disparo accidental 

Baldwin desenfundó la pistola mientras explicaba cómo se posicionaría en una escena, cuando se produjo el disparo. 

Gutiérrez Reed les dijo a los detectives que el día del incidente las armas estaban guardadas en un cofre de seguridad durante el almuerzo, pero que las balas no, de acuerdo con una declaración jurada entregada a los tribunales este miércoles. 

Halls dijo que cuando Gutiérrez Reed le mostró el arma en el set para el ensayo, él recuerda haber visto tres balas «falsas». «Él reconoce que debió haberlas chequeado, pero no lo hizo, y no pudo recordar si ella giró el tambor», dice la declaración. 

Mendoza dijo que «aparentemente» el proyectil que impactó a Hutchins fue el mismo que fue removido del hombro de Souza, pero falta la confirmación del departamento forense. 

«Todas las opciones sobre la mesa» 

Unas 500 balas fueron recolectadas en el set, «una mezcla de salvas, falsas y reales». «Vamos a precisar cómo esas [balas reales] llegaron ahí, por qué estaban ahí, porque no debían estar ahí» en el rodaje, afirmó Mendoza. 

«Creo que hubo algo de complacencia en el set», dijo, pero apuntó que es muy temprano para sacar conclusiones. «Es necesario corroborar muchos más hechos antes de que podamos hablar de negligencia criminal», agregó. 

«Había más municiones en el arma que creemos fue disparada», dijo también. 

El sheriff explicó que además del revólver accionado por el actor de 63 años, fueron colectadas en el rancho una pistola de plástico «no funcional», y otra arma modelo Single Action Army 45. «Esa parece que tenía el cilindro modificado y que podría no estar funcionando, pero eso tendrá que ser determinado por el laboratorio de criminalística». 

Las autoridades investigan rumores de que había personas practicando tiro al blanco en el set antes del accidente. 

No han sido descartados cargos criminales contra Baldwin, informó este miércoles la fiscal del distrito de Santa Fe. 

«Todas las opciones están en la mesa en este momento», dijo. 

Especialistas debatieron sobre las posibles implicaciones legales del caso en entrevista con AFP. 

«Parece que Baldwin creía que el arma estaba descargada», dijo el profesor de derecho de la Universidad del Sur de California, Gregory Keating, lo que podría evitar una acusación criminal. 

Pero para el consultor legal Bryan Sullivan, el ganador de tres premios Emmy podría ser objeto de una demanda, así como otros productores de la película. «Creo que todos serán demandados», dijo. Y «el abogado de un demandante seguramente iba a querer el nombre de Alec Baldwin para conseguir dinero», opinó. 

(AFP) 

 

 

Comentarios Facebook