La cardialgia es un dolor localizado en la zona del cardias que se diagnostica cuando duele el corazón. Si bien este puede ser el primer indicador de que algo va mal en este órgano, el cirujano cardiovascular Tajir Yarajmedov explicó a Sputnik que no siempre se asocia a una patología cardiaca y que hay que tomar en cuenta otros síntomas.

«Se puede saber por ciertos signos si es realmente un dolor en el corazón o no. En primer lugar, por la naturaleza del dolor: opresivo, compresivo o quemante. La intensidad puede variar desde una molestia leve hasta un dolor intenso. La localización del dolor es otro indicador. El dolor se produce principalmente en el centro del pecho. Puede ir al lado izquierdo del cuerpo: al brazo, al hombro, al omóplato, al cuello e incluso a la mandíbula inferior. Y, por regla general, este dolor es difuso: el paciente no puede mostrar el punto exacto donde le duele», describe el médico.

Los especialistas también recomiendan prestar atención a la duración y periodicidad del dolor ya que si las molestias están relacionadas con el corazón, no durarán mucho porque suelen molestar a una persona desde unos minutos hasta media hora, pero estas afecciones se repiten constantemente. Según Yarajmedov, la mejor manera de detectar el dolor cardíaco es mediante un electrocardiograma durante un ataque de dolor.

«Se puede saber por el electrocardiograma que el problema está en el corazón si se hace en el momento del ataque de dolor. El electrocardiograma reacciona rápidamente si hay isquemia. Esta es la razón por la que se llama a una ambulancia si un paciente ha desarrollado dolor en el pecho. Una vez que el dolor cede, el electrocardiograma no puede detectar que hay un problema en el corazón», advirtió.

Otro indicador de que el problema es cardíaco puede estar en la reacción a los llamados factores desencadenantes. Esto sucede cuando se produce tras una sacudida repentina de estrés o tras un esfuerzo físico que antes parecía ser bastante llevadero, hay muchas posibilidades de que se trate de un caso de isquemia.

El dolor de corazón se confunde a menudo con la neuralgia. Especialmente cuando el nervio intercostal está afectado, lo que ahora es bastante común debido a la osteocondrosis generalizada. El cardiólogo considera que no basta con diferenciar el dolor de corazón, también es necesario deshacerse de las causas por las que se desarrolla y entre ellos ocupa un lugar especial la aterosclerosis, la obstrucción gradual de los vasos coronarios, que un día pueden provocar un ataque cardiaco.

(Sputnik)

Comentarios Facebook