El exdiputado opositor Ismael León denunció este jueves que el grupo de sus excolegas que habrían sido designado para investigar manejos dolosos en Monómeros, en realidad pretendían encubrir los hechos.

«Los cuatro partidos del G4 se han dado la tarea de mantener la corrupción dentro de Monómeros (…). Los mismos cuatro partidos habían propuesto funcionarios y directores dentro de esta empresa, entonces nombran en la AN –2015, cuyas funciones cesaron en enero de 2021– una comisión que lo que hizo fue encubrir la corrupción dentro de Monómeros«, aseguró León en una rueda de prensa.

En favor de su tesis alegó que la Comisión Delegada –mecanismo con el que un reducido grupo de exparlamentarios pretende usurpar funciones y revestir de institucionalidad el pretendido gobierno de Juan Guaidó–, no recurrió a la Comisión Permanente de Contraloría de la anterior legislatura.

Así las cosas, relató que los exdiputados «ni votaron por la comisión ni por la designación de Bibiana Luca», antigua diputada por Primero Justicia, para que liderara el grupo a cargo de la investigación, que finalmente quedó conformada por representantes del denominado G4.

León, que es militante de Voluntad Popular, sostuvo que el exparlamentario Manuel Hernández «fue impuesto» por Un Nuevo Tiempo, mientras que Marco Aurelio Quiñones «responde a la imposición» de su propia tolda, al tiempo que Acción Democrática optó por nombrar «a un funcionario de apellido Barilla y luego lo sustituyeron, una vez votada la comisión, por un ciudadano de apellido Fuentes».

Para más, en su decir, Luca minimizó estas designaciones, indicando que se aplicó un mecanismo que responde a las reparticiones de cuotas partidistas, aún estando consciente de que toda comisión parlamentaria debe estar encabezada por diputados electos por la ciudadanía.

Según él, «los venezolanos quieren escuchar la verdad sobre lo ocurrido en Monómeros», porque si su grupo político ha «atacado tan duramente a la corrupción» gubernamental, quienes se oponen al gobierno no pueden «aparecer (…) en casos tan graves como este» y pretender encubrirse «unos con otros».

Empero, el exdiputado, lejos de sugerir que la justicia venezolana se encargue de investigar el caso y sancionar a los responsables de la debacle del que fuera el segundo activo de Venezuela en el extranjero, pidió al mandatario colombiano, Iván Duque, que «ponga a funcionar a las autoridades de su país, y que sean ellos quienes de forma clara metan detrás de las rejas a los corruptos detrás de Monómeros».

«La gente se obstinó de la corrupción, el país reclama cuentas claras y no ha habido cuentas claras por parte del G4. (…). Debemos ser responsables al decir que cuatro ciudadanos de cuatro partidos se han dado la tarea de mantener la corrupción dentro de Monómeros», sentenció.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook