A pocos días de cumplirse el primer aniversario de muerte de Diego Armando Maradona, la justicia argentina procesó hoy a siete personas acusadas de homicidio con dolo eventual, entre ellos el médico Leopoldo Luque.

Amigo personal del Pelusa, Luque fue el encargado de operarlo de un hematoma subdural que le fue detectado y del cual se recuperaba cuando falleció el 25 de noviembre en una casa de la localidad bonaerense de Tigre. También fue quien coordinó su internación domiciliaria.

Mientras siguen las investigaciones, la justicia confirmó el procesamiento de los siete profesionales de salud. Por determinación de los fiscales del caso, también fue imputada la psiquiatra Agustina Cosachov, quien reportaba las novedades de la salud de Maradona a su familia, acusada de haber asegurado en un certificado que el exfutbolista se encontraba en buen estado de salud.

Entre los procesados además se encuentra el psicólogo, Carlos Ángel Díaz, quien era sumamente importante en las decisiones que se tomaban a nivel médico y trabajaba en conjunto con Luque y Cosachov, además de la doctora Nancy Edith Forlini, jefa del grupo que coordinaba para la obra Swiss Medical y la internación de Maradona, y tres enfermeros.

Según trascendió en la prensa local, en las próximas semanas los fiscales deben tomar la decisión de elevar a juicio esta causa. De ser culpables, los acusados podrían recibir penas de entre ocho a 25 años de prisión.

Durante los últimos meses la justicia ha llamado a declarar a varios testigos para determinar cómo se decidió que Maradona fuera externado de la clínica donde fue operado, la puja que hubo entre quienes querían internarlo para su desintoxicación y quienes optaron por llevarlo a una casa y las condiciones que debía tener esa supuesta internación domiciliaria.

La causa abierta fue tomada tras los resultados arrojados por los 11 peritos oficiales que integraron una junta médica, determinante para ver si hubo mala praxis que llevaran a la muerte al D10S. El informe precisó que el trabajo del equipo a cargo de la salud de Maradona «fue inadecuado y deficiente».

El 22 de diciembre del pasado año los estudios toxicológicos practicados por la Policía Científica al cuerpo del exfutbolista, arrojaron la inexistencia de alcohol o drogas, y las investigaciones apuntan a presunta negligencia médica.

(Prensa Latina)

Comentarios Facebook