Un esguince lumbar impedirá que la monarca británica, Isabel II, asista a un acto de homenaje a los caídos en la Primera Guerra Mundial que se celebrará en el Cenotafio de Londres.

Si bien la reina, de 95 años, tenía «la firme intención» de acudir al tradicional evento, tuvo que cancelar sus planes tras sufrir una lesión muscular en la espalda, informa un portavoz del palacio de Buckingham.

«Está decepcionada por perderse el servicio», subraya.

Será el príncipe Carlos quien deposite una ofrenda floral en nombre de Su Majestad. Se espera que al evento también asistan la duquesa de Cornualles, Camila, los duques de Cambridge, Guillermo y Kate, y el primer ministro británico, Boris Johnson, entre otros.

La salud de Isabel II es últimamente motivo de preocupación en el Reino Unido: el 20 de octubre, la reina pasó una noche en un hospital de Londres para someterse a «pruebas preliminares». En aquel entonces, los médicos aconsejaron que guardara reposo por al menos dos semanas. Por recomendación médica, la reina canceló un viaje a Irlanda del Norte y su participación en la Conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático (COP26), celebrada en Glasgow.

Isabel II es la monarca británica más longeva y que más tiempo ha gobernado. En abril, su esposo, el príncipe Felipe de Edimburgo, murió a los 99 años.

(Sputnik)

Comentarios Facebook