Científicos de la Universidad de Hokkaido (Japón) y de la Universidad de Texas A&M (EEUU) han identificado el mecanismo clave que utiliza el virus SARS-CoV-2 causante de la COVID-19 para evadir el sistema inmune de la persona a la que infecta. 

Esta investigación desveló que la covid puede noquear una importante vía molecular vinculada con un complejo inmune conocido como complejo mayor de histocompatibilidad de clase I (CHM). Se trata de una familia de genes que tienen por objetivo la codificación de moléculas (glucoproteínas), que son clave para activar la respuesta inmunitaria del cuerpo ante agentes externos. Este descubrimiento debería ayudar a los científicos a entender mejor cómo tienen lugar las infecciones por COVID-19. 

«El estudio revela cómo el virus puede evadir el sistema inmune de los humanos y puede ayudar a explicar por qué la pandemia ha sido tan severa», explica Koichi Kobayashi, inmunológo japonés que dirigió la investigación. «Los mecanismos que identificamos pueden aportar nuevos objetivos moleculares para la elaboración de medicamentos», añade. 

Así se descubrió el funcionamiento de la covid 

Los científicos utilizaron un planteamiento bioinformático para analizar cómo el virus que causa la COVID-19 cambia la expresión de los genes en el sistema inmune de pacientes infectados, comparándolo con el de aquellos que no contrajeron la enfermedad. 

El complejo mayor de histocompatibilidad de clase I (CHM) es un arma central del sistema inmune contra los virus. Cuando un virus infecta una célula, esta atrae la atención de células inmunes llamadas Linfocitos T citotóxicos. Los Linfocitos T se centran en ellas y destruyen las infectadas, erradicando el virus que estaba en su interior. 

Además de analizar lo anteriormente mencionado, el equipo de investigación también infectó líneas de células con el virus para corroborar que sus descubrimientos eran veraces. 

Resultados 

Los resultados mostraron que una proteína del virus SARS-CoV-2, llamada ORF 6, reprime a una célula de la persona infectada, en concreto la célula NLRC5, responsable de la activación del complejo mayor de histocompatibilidad de clase I (CHM). 

Esto ocurre de dos formas diferentes. Por un lado, la proteína ORF6 obstruye a la célula, que apaga su expresión génica de NLRC5 (la expresión es el proceso que utiliza la célula para producir las moléculas que necesita). La otra opción es que la mencionada proteína bloquee la función de NLRC5. 

«Sin la activación del CHM, los virus en las células infectadas están escondidas ante el sistema inmune. Esto ayuda a explicar por qué el SARS-CoV-2 permanece en el cuerpo y por qué sigue contagiando a otros, dando lugar a la pandemia», concluye Kobayashi. 

(20 Minutos) 

Comentarios Facebook