¿No puedes imaginar ni un solo día sin usar mantequilla? Ten cuidado, ya que en algunas ocasiones puede ser aún más nociva de lo que se cree. Una dietista explica a Sputnik quiénes deberían olvidarse por completo de este alimento.
 
La mantequilla es un producto que genera mucha polémica. Unos la consideran poco saludable por su alto contenido calórico, pero otros destacan su lado positivo, ya que es una fuente de vitaminas. Sin duda alguna, la moderación es clave en su consumo, pero a veces incluso se aconseja evitarlo.
 
Por ejemplo, si sufres un proceso inflamatorio, el consumo de mantequilla puede ejercer efectos negativos sobre el estado general de tu organismo, señala la nutricionista rusa Aliona Stepánova.
 
Además, quienes padecen alergias, intolerancia a la lactosa o enfermedades autoinmunes deberían excluir este producto de su dieta. Por un alto nivel de colesterol podría ser dañino también para las personas con enfermedades cardiovasculares.
 

¿Es dañina la mantequilla?

Para los que no tienen dichos problemas consumir mantequilla en cantidades moderadas tiene sus ventajas. Primero, contiene vitaminas liposolubles, que son buenas para el sistema inmune, la digestión y el funcionamiento del cerebro. La porción recomendada para un adulto es de 20-30 gramos diarios, y hasta diez gramos para un menor.
 

«Es importante comprar una mantequilla de buena calidad con 82,5% de grasa sin aromatizantes. Debe ser de un color homogéneo», detalla la especialista.

Comentarios Facebook