El gigante energético ruso Gazprom comunicó este miércoles que, pese a las solicitudes enviadas a la empresa alemana Siemens, sigue sin recibir la documentación oficial que permita trasladar la turbina reparada del gasoducto Nord Stream 1.

«Gazprom volvió a subrayar que la devolución garantizada del motor enviado previamente para su reparación bajo las condiciones de las sanciones y la posterior reparación integral de otros motores para la estación de compresión Portovaya, influyen directamente en el uso seguro del gasoducto Nord Stream», reza el comunicado de la compañía.

Paralelamente, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, aseguró este miércoles que la turbina reparada ya está «en tránsito de regreso», si bien no ofreció más detalles al respecto.

«Estará allí a tiempo», afirmó la presidenta del organismo en rueda de prensa tras anunciar el plan de ahorro de gas para los países miembros de la Unión Europea. «Así que no habrá un pretexto para no suministrar gas», subrayó.

«Quizá mañana nos la quiten»

Por su parte, el presidente ruso, Vladímir Putin, expresó que, a pesar de que los países occidentales ahora intentan convencer a Gazprom de que pronto recibirá la turbina, la compañía todavía «no ha recibido ninguna notificación oficial al respecto» ni la documentación jurídica y técnica.

«Gazprom debe recibir no solo el metal, no solo la maquinaria, sino también su documentación», enfatizó. «Debemos entender el estatus legal [de la turbina]: ¿está sujeta a las sanciones o no? ¿Qué haremos con ella? Quizá mañana nos la quiten», dijo Putin.

«Gazprom está listo para bombear»

«¿Qué culpa tiene Gazprom?», preguntó el mandatario. «Cerraron una ruta, otra ruta, sometieron a las sanciones las estaciones de bombeo de gas. Gazprom está listo para bombear tanto como sea necesario. Ellos mismos lo cerraron todo», agregó.

En este contexto, explicó que, si no se entrega la turbina, Rusia no podrá cumplir con el bombeo de más de 30 millones de metros cúbicos al día.

«Tenemos otra ruta preparada: es Nord Stream 2. Se puede lanzar», sugirió el mandatario ruso, aunque reconoció que recientemente surgieron ciertas dificultades al respecto. 

Putin también reveló que hace dos meses habló con el canciller alemán, Olaf Scholz, sobre el nuevo gasoducto, pero «su respuesta fue que había de momento otros asuntos más importantes y que era difícil e incómodo abordar ese tema».

  • La turbina en cuestión fue enviada para su mantenimiento a la ciudad canadiense de Montreal, único lugar donde se puede realizar este proceso. Sin embargo, quedó bloqueada debido a las sanciones contra la industria del petróleo y el gas de Rusia.
  • Esto llevó a que el gigante energético ruso Gazprom disminuyera los suministros al 40 % de los niveles habituales, decisión que justificó por la ausencia de la pieza.
  • La devolución se hizo posible tras una serie de negociaciones entre Canadá y Alemania que se materializaron con la emisión de un permiso «limitado y revocable» para Siemens Energy.

(RT)

Comentarios Facebook