El asesor estratégico de la oposición J.J. Rendón pidió a un juez de Miami, Estados Unidos, desestimar la demanda de 1.4 millones de dólares hecha por el mercenario Jordan Goudreau por el incumplimiento de contrato de la fallida operación Gedeón

De acuerdo con el documento (de la petición) que fue publicado por el periodista de Associated Press Joshua Goodman en sus redes sociales, Rendón alega que actuaba en su papel de supuesto comisionado presidencial. Incluso resalta que como “agente” de un supuesto gobierno extranjero no puede ser demandado. 

Rendón, exasesor político de Guaidó en su gobierno ficticio, afirmó que el contrato en el centro de la demanda era ilegal y nulo, pese a que fue firmado por él. Además, acotó que Goudreau estaba actuando “unilateralmente”, sin autorización y en violación de las leyes estadounidenses y extranjeras cuando siguió adelante con el fallido plan. 

Dicha operación, recordemos, fue desarticulada por el gobierno del presidente Maduro en mayo de 2020, y tenía entre sus objetivos, el asesinato del mandatario venezolano y de otros líderes de la Revolución Bolivariana. Además de instaurar en el país un gobierno de facto que sirviera a los intereses de EEUU. 

El embajador de Venezuela ante la ONU, Samuel Moncada, dio conocer las pruebas presentadas por el mercenario gringo en un tribunal de EEUU, las cuales hacen parte de su demanda contra Guaidó y otros de sus socios en el plan terrorista. 

A través de un hilo de Twitter, Moncada mostró parte del contenido de la demanda, sustentada en pruebas documentales: “Goudreau aporta datos específicos de la participación de Guaidó y su jefe, Leopoldo López, en la operación terrorista. También aporta sus contactos con funcionarios del gobierno de Trump que impulsaron el proyecto. Nadie sabe más de este plan que Goudreau”. 

Entre los datos revelados está que el 21 de mayo, a pocos días de haber sido descubierta la operación y tras el fracaso de la inmersión terroristas en las costas venezolanas, el FBI allanó un apartamento en Boca de Ratón (Florida), donde Goudreau se encontraba de visita. “Esperaban encontrarlo y matarlo al presentar resistencia en una confrontación que llama muerte por policía. El modo de salvar su vida es sacar todo lo que sabe al público y demandar a Guaidó”, comentó Moncada. 

El dueño de la empresa mercenaria SilverCorp también señaló a varios funcionarios de la Administración Trump de estar al tanto de sus andanzas. Entre los mencionados están Andrew Horn, quien fue asistente del para entonces vicepresidente Mike Pence, y Jason Beardsley, veterano de guerra que trabajaba en el Departamento de Veteranos.  

Adicionalmente, Goudreau informó que Guaidó pidió a sus jefes gringos 20 millones de dólares para desatar la llamada “guerra entre bandas” en la capital venezolana y generar un mayor caos, sincronizado con las incursiones armadas que debían ocurrir en las costas del país. 

(LaIguana.TV) 

Comentarios Facebook