Aun con el fracaso de la Operación Gedeón, Estados Unidos no cesa en sus operaciones de desestabilización, conjuntamente en alianza con países que le sirven de plataforma para sus maniobras. Ahora bien, el reciente despliegue de su Brigada de Asistencia a la Fuerza de Seguridad (SFAB), iniciales en inglés) que se realizó puntualmente el 1 de junio en Colombia, posiblemente se trataría de un relanzamiento de un plan semejante al que intentó desarrollar la contratista de guerra Silvercorp contra Venezuela, sin embargo ahora contraria con fuerzas regulares.

En un análisis que efectuó el portal de investigación La Tabla explicó que el inesperado arribo de los efectivos norteamericanos al vecino país alerta que “el esquema de operación y actores corresponden con el contrato de Jordan Goudreau. La SFAB actúa como advisor de los soldados del partner que actúan conjuntamente en una fuerza de tarea”.

El medio apuntó bajo datos de la página de la Primera Brigada de Asistencia de la Fuerza de Seguridad que este organismo se conforma con fuerzas extranjeras mancomunadas. “Asiste y asesora en operaciones de seguridad locales para desarrollar las capacidades de los socios y lograr la seguridad regional en apoyo de los intereses nacionales de Estados Unidos”.

Recogió el portal, que la visión se enfoca a que es una brigada de asesores, expertos de combate, fundamentalmente “seleccionados, adestrados y equipados, que representan el compromiso final de EE.UU. con nuestros socios de seguridad. Un lenguaje de negocios que define un outsourcing in company”.

La Tabla precisó que SFAB se constituyó en 2017, su sede está ubicada las instalaciones de Fort Benning e indicó que el primer despliegue que ejecutó fue en mazo del 2018, en Afganistán, para entrenar batallones de kandanks.

Mientras que el segundo despliegue se llevó a cabo en marzo del 2020 en África oriental, específicamente en Senegal, “para reemplazar tropas de la 101° División Aerotransportada”.

En enero 2020, el secretario del Ejército, Ryan McCarthy, informó igualmente un tercer despliegue para 2021 bajo el mando del Comando Indo-Pacífico. Lo cual confirma que la actual movilización hacia el vecino país “no estaba planeada y con gran probabilidad es una respuesta al fracaso de la Operación Gedeón”, detalló La Tabla.

El expediente Ernesto Samper rechazó la entrada de los militares gringos con anuencia de Iván Duque, los cuales llegaron este 1 de junio llegaron bajo el pretexto de ofrecer asesoramiento a militares neogranadinos en el combate contra el narcotráfico.

La Embajada de Estados Unidos en Colombia comunicó oficialmente que el grupo de  oficiales de Asistencia de Fuerza de Seguridad (SFAB por sus siglas en inglés) es para ayudar y respaldar las operaciones del Ejército colombiano los cuales se extenderán varios meses.

Sin embargo y de acuerdo con la reseña de teleSUR: «Colombia cerró 2019 con 212.000 hectáreas de hoja de coca, un ligero aumento desde las 208.000 hectáreas en el año previo, mientras que su capacidad para producir cocaína aumentó a 951 toneladas, desde las 879 en 2018, según la Oficina de Política Nacional de Control de Drogas de la Casa Blanca». 

E 3 de junio el presidente Nicolás Maduro advirtió aseveró que Duque a través «de jefes militares supervisa campamentos en Medellín, Antioquía, el Norte de Santander de grupos de mercenarios reagrupados con paramilitares».Agregó que su par colombiano sostiene que una incursión marítima contra Venezuela debe mantenerse.   

(LaIguana.TV) 

Comentarios Facebook