Durante la transmisión de la edición 107 de su programa Desde Donde Sea, el filósofo Miguel Ángel Pérez Pirela manifestó su preocupación ante el comportamiento de algunos gobiernos de América Latina frente a la pandemia de coronavirus.

Para Pérez Pirela es preocupante que a pesar de que el continente americano es actualmente el epicentro de esta enfermedad, algunos mandatarios comenzaron a relajar las medidas de prevención para darle prioridad a la economía.

“Vemos a muchos países relajados. Este lunes 8 de junio la Organización Mundial de la Salud manifestó su alarma con la situación de la pandemia en América Latina, acotó, al tiempo que refirió que de este lado del continente “hay que separar país por país. Latinoamérica corre un peligro muy grande. Solo en Chile se han contabilizado más de cuatro mil casos en las últimas 24 horas”.

En este sentido, refirió que en esa nación “el problema no es el coronavirus, sino los efectos sociales, económicos, políticos, que también puede traer consigo. En Chile las pruebas de Covid-19 hay que pagarlas en dólares. Piñera sigue siendo presidente porque llegó el coronavirus, porque las protestas lo hubieran hecho renunciar”.

Destacó, además, que la desigualdad social que existe en la nación austral “ha jugado un rol fundamental” en el desarrollo de la pandemia.

Citó también el caso de Ecuador y manifestó que el sistema de salud fue desmantelado por el presidente Lenín Moreno, luego que este aceptara un préstamo del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Otro caso por el que el comunicador manifestó preocupación fue el de Brasil, país que cuenta con “más de 700 mil contagiados y está cercano a los 40 mil fallecidos. Es una catástrofe”.

“A Bolsonaro le pasó lo mismo que a Macri cuando Donald Trump lo dejó con el saludo en la mano. Bolsonaro está imitando a Trump con el desinterés que muestra ante el desarrollo del Covid -19 y recibió una cachetada de Trump, que dijo el brasileño no está haciendo las cosas bien”, apuntó.

Citó a voceros de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que señalan que los casos asintomáticos no son tan peligrosos como se pensaba, lo que a su juicio “da una esperanza a la humanidad”.

Relató, que cerca del 75 por ciento de los contagios se registran en 10 naciones, la mayor parte de ellos ubicados en América Latina y algunos del sur de Asia.

Comentó sobre la preocupación que han manifestado algunos mandatarios europeos, sobre el relajamiento de las medidas de prevención en ese continente. “La Unión Europea sabe que está jugando con fuego, sabe que corren peligro abrir la frontera como lo están haciendo, y desde la Organización Mundial de la Salud se ha alertado sobre el peligro de un rebrote”.

En este sentido, alertó que “hay una situación económica que está empujando a abrir la economía. Expertos señalan, que la peor recesión vendrá después de la pandemia”.

Tocó el tema de Uruguay, donde “están pasando cosas raras. Están abriendo los centros comerciales” y acotó que aunque se dictaron medidas para prevenir la propagación del virus, va a ser muy difícil que se cumplan. “¿Cómo van a hacer para controlar que se cumpla la medida de que las personas mantengan una distancia de más de cinco metros?”.

Refirió, que esta situación se da luego que “el Gobierno llegara a un acuerdo con empresarios para el reinicio de actividades”.

Destacó también, que en México se contabilizan más de mil defunciones, sin embargo, se habla poco de los mexicanos que mueren en Estados Unidos. “Hay mil 256 mexicanos que han fallecido en ese país. Solo en Nueva York ha muerto más de 700. Nadie habla de eso”, acotó.  

Puso el ejemplo de nuestro país, donde “hasta ahora se ha manejado muy bien la situación. Ahora tenemos el esquema 7×7, es decir, una semana de flexibilización y una semana de cuarentena rigurosa”.

“Mientras Venezuela tiene más de dos mil contagiados y 23 fallecidos, Colombia tiene 40 mil casos confirmados y mil 308 fallecidos. Por eso la Human Rights Watch salió diciendo que en nuestro país se está falsificando cifras”, enfatizó 

En su opinión, el mandatario neogranadino intenta tapar el desastre que está dejando la pandemia en esa nación.

“Duque contradice las cifras de la Organización Mundial de la Salud y de la Organización Panamericana de la Salud y de una organización privada como la Universidad Johns Hopkins. Él quiere tapar lo que ocurre en su país, donde se ha denunciado la acumulación de muertos en hospitales y casa, así como la cremación de cadáveres sin autorización de las familias. La respuesta de Duque es decir que las cifras de Venezuela no son ciertas”.

Mostró su preocupación ante lo que están viviendo más de 500 migrantes venezolanos que se encuentran varados en la ciudad de Bogotá.

“Están en las calles esperando iniciar el recorrido hacia la fronteras. En ese lugar no hay normas de higiene y la mayoría no usan tapabocas, ni mantienen el distanciamiento social. ¿Dónde está el que se dice embajador de Venezuela, el señor Tomás Guanipa? Hicieron de la migración una moda y ahora están en la calle tirados”, señaló Pérez Pirela.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook