El tristemente célebre Grupo de Lima, creado con la intención manifiesta de desestabilizar a Venezuela, solo ha logrado desestabilizar al país que le da nombre: Perú. El segundo presidente en poco más de dos años, Martín Vizcarra, ha caído por incapacidad moral para gobernar, tras un permanente enfrentamiento con el Congreso.

El tema, muy silenciado y edulcorado por la maquinaria mediática global, fue analizado por el filósofo y comunicador Miguel Ángel Pérez Pirela en su programa Desde Donde Sea, en su emisión del martes 10 de noviembre, horas después de que el Poder Legislativo peruano destituyera a Vizcarra y lo declarara moralmente inhabilitado de por vida.

El recién designado presidente de Perú, Manuel Merino, anunció que el 11 de abril de 2021 se llevarán a cabo las elecciones para que el pueblo escoja a su sucesor.

Resaltó Pérez Pirela la ironía que se presenta en la escena continental: Perú ha prestado el nombre de su capital, Lima, al grupo que ha intentado por todos los medios derrocar al gobierno de Venezuela, pero ha sido el país inca el que ha pasado por una crisis institucional durante los últimos cuatro años, en los que ha tenido tres presidentes. Los dos que han salido del cargo han estado implicados en actos de corrupción, cuestión que ha quebrado el hilo constitucional.

El 10 de abril de 2016 fue electo Pedro Pablo Kuczynski, quien fue destituido el 23 de marzo de 2018, por sus implicaciones en sobornos y extorsiones en los poderes públicos. Luego asumió el poder su primer vicepresidente Martín Vizcarra, quien estuvo en constante pugna con el poder legislativo, fue destituido por actos de corrupción en tiempos pasados cuestión que lo hace inmoral para ejercer la presidencia.

«El período presidencial de cinco años, termina en 2021, por lo que habrá elecciones el 11 de abril, de acuerdo a lo establecido por la Constitución peruana, que no permite reelección inmediata, por lo cual se espera un trimestre álgido políticamente en Perú», dijo el analista.

Para documentar lo ocurrido, explicó que Vizcarra destituyó al Congreso al llegar al gobierno porque le era claramente hostil. Pero ha sido el nuevo Parlamento, supuestamente más proclive al gobernante, el que lo declaró inhabilitado moralmente de por vida con 80% de los votos. «Le dieron un golpe de Estado moral«.

El del lunes 09 de noviembre fue el segundo pedido de vacancia en su contra, mientras avanza en la Fiscalía una investigación por un presunto caso de corrupción en la construcción de un hospital cuando era gobernador regional de Moquegua.

Tras un extenso debate de más de cuatro horas, los detractores del mandatario en el Parlamento lograron conseguir los 87 votos necesarios de los 130 posibles para avanzar con la destitución. Así, la votación final del Congreso quedó con 105 a favor de la interrupción de su mandato y 19 que se inclinaron por la continuidad.

Prosiguió el relato señalando que Vizcarra acudió a la sede del Legislativo para exponer su defensa ante los parlamentarios: «Una vacancia incrementaría los temores sobre la institucionalidad», sostuvo. Además, pidió al Tribunal Constitucional que se pronuncie sobre la interpretación de este recurso. En cuanto su acusación, remarcó: «No existe prueba fehaciente de delito alguno, y no la habrá, porque no he cobrado soborno alguno». De todos modos, afirmó que dejará avanzar las investigaciones judiciales.

Esta instancia llegó tras una votación previa, cuando el Parlamento definió concretar el juicio político con 60 votos a favor, 40 en contra y 18 abstenciones. El proceso se produjo porque Vizcarra fue acusado de tener «incapacidad moral» para gobernar, en medio de las sospechas de haber recibido coimas por la instalación del centro de salud antes de ser presidente.

«Al no ser presidente, es cuestión de días o semanas para que vaya a prisión», comentó el presentador.

La iniciativa del juicio político fue presentada por el legislador José Vega Antonio, secretario general del partido nacionalista Unión por el Perú (UPP), quien argumentó que «el pueblo está cansado de presidentes corruptos y llamó a iniciar una gran cruzada para combatir la corrupción«.

Vizcarra no pudo salir airoso de dos intentos destituyentes en menos de dos meses. El anterior, desarrollado el 18 de septiembre, fue por una presunta contratación irregular al cantante Richard Cisneros, por parte del Ministerio de Cultura.  «Se nota que lo estaban cazando para darle un golpe de Estado moral», acotó.

En un discurso a las puertas de la sede del gobierno negó las acusaciones de corrupción  y aseguró que no emprendería ninguna acción legal para enfrentar la moción de vacancia. «Salgo con la frente en alto«, dijo el mandatario defenestrado, muy a pesar de la inhabilitación moral que se le aplicó.

Explicó que Vizcarra fue el compañero de fórmula de Pedro Pablo Kuczynski, acusado de cobrar sobornos a Odebrecht y que ha recibido  beneficio de la prisión domiciliaria por su avanzada edad, lo que muchos peruanos critican.

Pérez Pirela recalcó que lo ocurrido no es nuevo en la política peruana, pues pasó antes con Kuczynski, antes con Ollanta Humala, antes con Alejandro Toledo y antes con Alberto Fujimori

Fujimori, quien gobernó entre  1990 y 2000, fue condenado por crímenes de lesa humanidad.

Alejandro Toledo, presidente entre 2001 y 2006, espera extradición en Estados Unidos, acusado de recibir hasta 35 millones de dólares de la firma brasileña Odebrecht.

Alan García, que gobernó entre 1985 y 1990 y  tuvo un segundo mandato entre 2006 y 2011, se suicidó cuando la policía  iba a detenerlo por el escándalo de la constructora brasileña.

Ollanta Humala, presidente de 2011a 2016, enfrenta 20 años de cárcel por lavado de activos.

Kuczynski, que debía estar en el poder hasta 2021, gobernó solamente entre 2016 y 2018. También fue acusado por caso Lava Jato, de la compañía constructora brasileña.

Martín Vizcarra, que asumió en 2018, acaba de ser destituido.

«Odebrecht se llevó en los cachos a Toledo, García y  Kuczynski», destacó Pérez Pirela, luego de hacer este recuento.

Escenarios para Perú

Señaló que, luego de la destitución de Vizcarra, ha asumido la presidencia Manuel Merino, hasta que sea electo un nuevo presidente, en el proceso de abril. «Cesan las funciones del gabinete y se conformará uno de consenso. Mala noticia para un país con problemas sanitarios grave», alertó.

En cuanto a los escenarios electorales, indicó que «la crisis del fujimorismo y el suicidio de García han dejado espacio vacío en la política peruana. Solo un candidato acumula más de 10% de la intención de voto, el futbolista George Forsyth, alcalde del barrio limeño de La Victoria. Esto hace más irónico que ese país haya liderado el Grupo de Lima. ¿Con qué moral cuestionan la democracia venezolana, si lo mejor que tienen es un exfutbolista?».

Mucho más atrás en los sondeos de intención de voto aparece el general en retiro Daniel Urresti, caracterizado por dar declaraciones homofóbicas; la centro izquierdista Verónica Mendoza y el economista Hernando de Soto.

«Estuvimos buscando noticias sobre Perú y no se dice nada. Es como el tema colombiano. De Venezuela se habla a toda hora, en todas las salsas. Pero cuando uno va a ver a un país que desde 1990 ha destituido a todos sus presidentes, están presos, exiliados o se han suicidado, nadie dice nada. Estamos obligados a hacerlo nosotros», enfatizó.

Agregando elementos al contexto país, ofreció otros datos:

Hace cuatro días declararon alerta epidemiológica por brote de difteria.

Durante los últimos ocho meses ha transitado por crisis sanitaria y económica sin precedentes por la COVID-19.

Las últimas cifras indican que en Perú hay 923 mil 523 contagios y 34 mil 943 decesos por COVID-19. Por ello ocupa los lugares 12 y 10 en el mundo en esas estadísticas. La tasa de muerte es una de las más altas a nivel global. Hace unas semanas era la más alta. Proporcionalmente, ningún país había tenido mayor número de fallecidos.

El desempleo estaba en 8,8% en agosto según Instituto Nacional de Estadística e Informática y un millón de personas estaba buscando empleo, en un país con alto componente de economía informal.

Las calles están encendidas. Hubo cacerolazos y protestas callejeras. Un miembro del Congreso fue golpeado en la cara mientras daba declaraciones a la prensa. La gente interpreta que hay una guerra a muerte entre Ejecutivo y Legislativo. «Merino no me representa», es la consigna de los descontentos que se han manifestado en Lima, Arequipa y otras ciudades.

Según teleSUR, la situación evidencia las contradicciones existentes entre los poderes constitucionales en el país, mientras se viven difíciles condiciones económicas y uno de los peores impactos de la pandemia a escala internacional, cuya solución reclaman los manifestantes.

Con la renuncia de Kuczynski y la destitución se Vizcarra, el país pasa a ser comandado por la tercera figura en el escalafón político del país, cuya responsabilidad no fue puesta a la consideración del voto de todos los peruanos.

«Desde Venezuela, este país tan golpeado por los gobiernos peruanos, expresamos preocupación por la situación sanitaria y económica y también por los connacionales que fueron incitados a irse de acá por la mediática transnacional y ahora están pasando calamidades en Perú, donde ha habido muchas expresiones de odio contra ellos -planteó-. El Parlamento que destituyó a Vizcarra es un escenario frecuente de declaraciones y exposiciones xenofóbicas contra los venezolanos en Perú, a pesar de que, después de los colombianos, los peruanos y los ecuatorianos son los grupos más abundantes en Venezuela desde hace décadas. Acá reiteramos que nosotros los vamos a seguir recibiendo a todos sin esos espectáculos xenófobos».

Para respaldar su denuncia, leyó declaraciones de la diputada Esther Saavedra, quien dijo: “Un millón de migrantes delincuentes vienen a quitarles las fuentes de empleo a los peruanos. Venezolanos buenos y malos deben salir del Perú”.

Vizcarra tampoco se quedó atrás en esas expresiones y llegó a decir que “en Venezuela se alteran los principios democráticos y Perú lo padece al recibir migrantes”.

Además, el ahora inhabilitado votó a favor de vetar a Maduro para asistir a la Cumbre de las Américas en marzo de 2018, celebrada en Lima.

Añadió que el gobierno de Vizcarra, como antes el de Kuczynski, han presionado para una supuesta solución diplomática, que no es otra cosa que injerencia contra Venezuela. «Ahora podemos decirle a Vizcarra: nos vemos, au revoir, addio, good by«.

Destacó que en mayo pasado, Donald Trump alabó a Vizcarra por su manejo de la crisis de la COVID-19 (pese a que ya Perú estaba entre los países con más contagiados y fallecidos) y por ser un firme defensor del retorno de la democracia en Venezuela. «Ahora Vizcarra está fuera, Trump está fuera y  Maduro sigue siendo presidente», ironizó.

Medios siguen censurando a Trump

Antes de desarrollar el tema de Perú, en los minutos iniciales del programa, Pérez Pirela quiso compartir con su audiencia «un chisme de Estados Unidos»: el canal de noticias estadounidense Fox News detuvo la transmisión en vivo de una rueda de prensa de la portavoz de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany.

Leyó los reportes periodísticos que informaron al respecto.  De acuerdo con dichas notas, Neil Cavuto, presentador del canal, cortó las imágenes de la rueda de prensa celebrada este lunes, mientras la secretaria de prensa sugería que existió fraude electoral durante las elecciones presidenciales del país norteamericano.

«Esperen, esperen, esperen, creo que tenemos que ser muy claros, ella está acusando a la otra parte de ‘dar la bienvenida al fraude’ y ‘dar la bienvenida al voto ilegal'», indicó Cavuto. «A menos que tenga más detalles para respaldar eso, no podemos seguir mostrando esto con buen semblante»,  y cortaron en vivo a la vocera de la Casa Blanca.

«Ayer dije que no sabía si hubo un fraude en las elecciones de EEUU, pero sí hubo un golpe mediático porque en lugar de un poder electoral federal, actúan los medios como gran autoridad electoral», expresó el moderador de Desde Donde Sea.

Puntualizó que pese a la proclamación mediática de Joe Biden, el proceso electoral estadounidense sigue abierto y es por eso que países como México, China y Rusia no se han pronunciado aún.

Para completar este cuadro, Trump, ha anunciado en su cuenta de Twitter un gran progreso tras denunciar fraude electoral en las presidenciales de la semana pasada, y ha asegurado que la semana que viene empezarán a conocerse resultados, sin ofrecer más detalles. «Estamos haciendo un gran progreso. Los resultados comenzarán a llegar la semana que viene. ¡Hagamos América grande de nuevo!», ha escrito el presidente. «¡Vamos a ganar!», dijo el aún presidente de EEUU.

Libro

La lectura recomendada de la noche fue Juan Bosch y la canonización de la narrativa dominicana, de la profesora Coronada Pichardo Niño.

(LaIguana.TV)

 

Comentarios Facebook