El llamado «Zar de la belleza», Osmel Sousa, contó que pensaba que saldría en «una urna» del Miss Venezuela, y no de la forma como fue retirado de la Organización a la que dedicó más de 30 años de su vida

Sin embargo, asegura que no guarda rencor y que podría volver pero con una condición. «Si se va este personaje sí, si no, no. Eso era como mi vida. Yo juraba que yo salía de ahí en una urna», dijo sin mencionar nombre.

Asimismo, afirmó que tras las denuncias de prostitución y corrupción que desembocaron en un escándalo en 2018, el concurso de belleza ya no es visto de igual manera por la audiencia y perdió su prestigio internacional.

«Echaron a perder el concurso. Se manchó, lo mancharon, el Miss Venezuela a nivel internacional era una cosa importantísima», dijo durante una entrevista en el programa de Viviana Gibelli.

Por otra parte, señaló que deja en manos de la justicia divina la verdad sobre lo que en realidad pasó.

«Yo no me meto en litigios, que ese de arriba (Dios) sea el que se encargue de arreglar todo. Mi salida le hizo daño a la marca y aunque escriban 50 mensajes en la pared que si empoderamiento y esas pendejadas, ya los familiares lo piensan tres veces antes de dejar que su hija entre en el concurso. Si ellos pensaban que eso estaba sucediendo, lo más natural es que me llamen para ver cómo se podía arreglar», relató.

También comentó que recibió ofertas para quedarse con las franquicias del Miss Mundo y Miss Internacional.

«Si hubiese querido ser un ‘coño de madre’ me hubiese quedado con esa dos franquicias, me hubiera ido, hubiera montado un gran concurso para Miss Mundo y Miss International pero yo los quise retener», reveló.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook