La empresa Mantenimiento, Servicios y Obras (MSO) de Venezuela, una contratista que operó en la Faja Petrolífera del Orinoco para Petróleos de Venezuela (Pdvsa), llegó a estar involucrada en la trama de corrupción de la administración del exministro Rafael Ramírez -prófugo de la justicia venezolana- y pagó sobornos para evitar acciones judiciales en su contra, según reveló la plataforma de periodismo de datos La Tabla.

De acuerdo a este medio de investigación venezolano, en esa empresa tuvo funciones como gerente de finanzas, el actual ‘presidente’ de la «junta directiva ad hoc» del complejo de refinerías Citgo en Estados Unidos que se encuentran secuestradas por el clan de Juan Guaidó con la complicidad del régimen de los Estados Unidos.

«El recién designado (por la banda Guaidó) presidente de la junta directiva de Citgo, José Ramón Pocaterra Esparza, fue gerente de finanzas de MSO Venezuela, una cuestionada contratista petrolera al servicio de Petrocedeño, empresa mixta de la Faja del Orinoco. Petrocedeño (cuyos socios son Total y Equinor) opera uno de los mejoradores de crudo extrapesado. Según un vocero de la industria en la Faja, MSO fue creada hace unos 5 años y la investigaron varias veces pero pagaba sobornos para evitar acciones judiciales», explica La Tabla.

El medio añade que Pocaterra Esparza ya era suplente de la junta directiva ad hoc Pdvsa Holdings, creada también por la banda Guaidó.

«En Citgo reemplazó inicialmente a Edgar Rincón, quien es Director de Operaciones y Vicepresidente Ejecutivo de la corporación de refinación de Pdvsa en EEUU» en manos de Guaidó, explica La Tabla, que detalla que el «ascenso al cargo (en sustitución de la periodista Luisa Palacios, quién ocupó la posición hasta Octubre, ocurrió porque el agente asignado (por Guaidó), Andrés Yrigoyen, se echó para atrás y dijo que no lo habían consultado. Tanto Pocaterra como Yrigoyen tienen orden de captura», agrega el medio.

(LaIguana.TV)

 

Comentarios Facebook