Alexander Krinitzky, el neurocirujano que operó a la niña Yaxury Solórzano y cuya recuperación se le atribuye al doctor José Gregorio Hernández, confirmó que lo ocurrido con esta joven fue un milagro debido a que las heridas provocadas por el disparo que recibió eran mortales.

En entrevista concedida a la emisora colombiana Blu Radio, el profesional dio detalles del caso y ratificó que la rápida recuperación que presentó la menor no tiene explicación científica.

Científicamente, la herida era mortal desde el principio. En medicina, en este tipo de casos, nombramos algo que se llama la hora de oro, que consiste en los primeros 60 minutos prestarle atención al paciente para evitar reacciones secundarias. Ella recibió atención siete horas después de haber recibido la herida por arma de fuego”, comentó el galeno.

En este sentido, reiteró que “no quedar con ningún déficit neurológico y recuperarse solamente en 10 días es absolutamente inexplicable. Lo dice un científico: es un milagro.

Vale recordar que en marzo de 2017 la pequeña, de 10 años, se encontraba junto a su padre en el caserío Manga Covera, estado Apure. Viajaban en una moto cuando fueron sorprendidos por un grupo de sujetos que pretendían robarlos.

Yaxury recibió un balazo “a muy corta distancia, a unos tres metros”, relató Krinitzky, quien indicó que la menor perdió mucha sangre y masa encefálica.

Ella sufrió una herida con arma de fuego, a muy corta distancia, a unos tres metros. Residía en un área rural, tardó unas siete horas en llegar al primer centro asistencial. Recibió la herida detrás de la oreja derecha. En la institución en la que llega no había un neurocirujano y yo estaba en Caracas, me enviaron las fotos por WhatsApp. Viendo la gravedad de las heridas viajo para intentar resolver la situación”, recordó.

Al día siguiente de su llegada al estado se realiza la operación, sin mayores esperanzas por el estado en el que se encontraba la paciente. El diagnóstico era que quedaría en estado vegetal.

“Diez días después, estoy en mi consultorio privado, y la señora Carmen (mamá de Yaxury) se presenta con la niña, yo no la reconozco y me dice: ‘esta es la niña del disparo de la semana pasada. Me llama poderosamente la atención por su rápida recuperación”, contó el médico a Blu Radio.

Fue tal su sorpresa ante la recuperación de la jovencita, que decidió grabar un video para presentarlo en un congreso sobre neurología.

“Perdí el contacto con ellos. En una conversación con un sacerdote amigo, con el padre Numa Molina, dos años después, contándonos las anécdotas que nos suceden en el ejercicio de nuestras profesiones, le cuento lo que me había sucedido con esta niña”, relató, a lo que el sacerdote le pide que si se reencontraba con la madre de la niña le preguntara si le había rezado a algún santo.

Coincidencialmente a la semana siguiente se encontró en su consultorio con la niña y su madre, quienes habían acudido para una reevaluación.

“Le pregunto y me dice que ella le pidió el milagro a José Gregorio Hernández y que cuando nosotros entramos al quirófano ella sintió su presencia y le dijo que él iba a operar a través de nuestras manos”, acotó.

En enero de 2019 el cardenal Baltazar Porras presentó el expediente del milagro del doctor José Gregorio ante la Congregación para las Causas de los Santos de el Vaticano, milagro que fue aprobado por la santa sede y que permitió que este viernes 30 de abril el llamado Santo de los pobres fuera beatificado.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook