Aunque El Salvador es un pequeño país, su decisión de asumir el bitcóin como moneda de curso legal no puede ser desestimada, pues es una muestra del avance disruptivo de las criptomonedas en la economía global. 

La emisión de Desde Donde Sea del miércoles 09 de junio fue dedicada a este tema, que ya no es del futuro, sino de la cotidianidad, del día a día. “Pasearnos por el fenómeno a través de una visión política y revisar la postura que diferentes estados-nación han asumido es importante para poner en contexto esta decisión de El Salvador, que es una especie de batacazo a nivel global”, dijo el moderador, Miguel Ángel Pérez Pirela. 

Comenzó por ofrecer los datos informativos del acontecimiento. La Asamblea Legislativa salvadoreña aprobó por 62 votos contra 19 el uso de bitcóin que circulará paralelo al dólar.  

“Queda aprobada la ley”, dijo diputado Ernesto Castro, presidente del Parlamento. El anteproyecto fue presentado el presidente Nayib Bukele apenas un día antes de sus sanciones, luego de haber anunciado sus intenciones de asumir esta ruta ante una conferencia sobre bitcóin que se realizó el sábado en EEUU. 

Un tuit de la cuenta oficial de la Asamblea Legislativa expresa: “Con 62 votos, el pleno legislativo aprueba la Ley Bitcóin con la que El Salvador adopta el bitcóin como moneda de circulación legal. ¡La Nueva Asamblea sigue haciendo historia!”. 

Bukele saludó la aprobación en su cuenta de la red social Twitter. “La Ley Bitcóin acaba de ser aprobada por mayoría calificada en la Asamblea. ¡62 de 84 votos! ¡Historia!”, comentó el mandatario.  

La normativa específica que el cambio entre el bitcóin y el dólar será establecido libremente por el mercado, que todo precio podrá ser expresado en dicha criptomoneda y que todas las contribuciones tributarias podrán ser pagadas con esta.  

Además, los intercambios en bitcóin no estarán sujetos a impuestos sobre las ganancias de capital, y todo agente económico tendrá que aceptar esta criptomoneda como forma de pago cuando le sea ofrecida.  

Según Bukele, la nueva normativa traerá inclusión financiera, inversión, turismo, innovación y desarrollo económico para El Salvador, que se convierte en el primer país en adoptar el bitcóin como moneda legal.  

Bukele dijo que “el gobierno garantizará la convertibilidad al valor exacto en dólares al momento de cada transacción”. Añadió que “todo hotel, barbería, banco o si quieres comprar un carro puedes pagar en dólares o bitcóin. Es una moneda nacional de El Salvador y todo el mundo tiene que aceptarla”. 

Negó que sea el inicio de la desdolarización de El Salvador y adelantó que esta semana dialogará sobre el tema con el FMI. 

Anunció la creación de una billetera gubernamental a la que cualquier ciudadano podrá optar. Su administración dispondrá de un fondo de fideicomiso para comprarle el bitcóin a quien prefiera el dólar, aunque esté obligado a aceptar la criptomoneda. “Si vas a un McDonalds no podrán decir que no aceptan bitcóin. Tiene que aceptarlo por ley”.  

Los contribuyentes podrán pagar sus impuestos con la criptomoneda.  

El secretario de Inversiones y Comercio, Miguel Kattán (tío de Bukele), afirmó que el dólar estadounidense seguirá siendo la moneda de curso legal y las transacciones con bitcóin serán opcionales. «Dicen que la criptomoneda es fluctuante, que no se sabe cuánto vale de un día para otro: no se preocupe, usted va a comprar y vender en dólares. Si usted quiere usar el bitcóin lo hace, no es ninguna obligatoriedad, y todo en este mundo es fluctuante al día de hoy», expresó. 

El funcionario destacó la existencia en El Salvador, específicamente en la playa El Zonte, de una comunidad que desde hace casi dos años realiza operaciones cotidianas en bitcóin, como la compra de pupusas, tomates, minutas y pan. 

El ejemplo de la localidad turística fue mencionado también por el diputado Bladimir Barahona, del partido gubernamental Nueva Ideas.  “Somos el primer país del mundo en adoptar esta moneda, que ya circula en nuestra nación. Por ejemplo, en la playa El Zonte, algunos negocios ya comenzaron a atender a turistas que cancelan sus servicios a través de bitcoins”, afirmó.  

La oposición planteó la necesidad de estudiar bien la medida, que fue presentada por Bukele, a través de la ministra de Economía, solo horas antes de que fuera aprobada. 

“Estamos hablando de la política monetaria del país. No se pueden tomar decisiones sin estudios previos, el bitcóin es muy volátil”, sostuvo el diputado Rodrigo Ávila por la opositora Alianza Republicana Nacionalista (Arena).   

Sin embargo, Bukele planteó durante la charla virtual que, antes de que la ley entre en vigencia, el gobierno creará un fideicomiso por medio del Banco de Desarrollo de El Salvador para garantizar la conversión exacta en dólares cuando alguien realice una transacción a través de bitcoins.   

“Tendremos un equivalente de US$ 150 millones en bitcoins, pero por ahora no tenemos nada. Proveeremos esos dólares y obtendremos los bitcoins a cambio”, explicó el mandatario. 

La política adoptada por El Salvador genera tensión con los organismos clásicos multilaterales, como el Fondo Monetario Internacional. “Esto puede reflejar una iniciativa a largo plazo o tal vez una llamativa táctica de relaciones públicas. Sin embargo, muestra falta de coordinación con anuncios impulsivos que contradicen un plan económico cohesivo”, dijo Siheran Morden, director de estrategia de renta fija latinoamericana de Amherst Pierpoint Securities. 

Carlos de Sousa, gerente de cartera de Vontobel Asset Management, dijo que el impulso de Bitcoin hace que la elusión fiscal sea aún más difícil de detectar. “En general, las criptomonedas son una forma muy fácil de evitar impuestos y una forma muy fácil de evitar a las autoridades porque es un sistema completamente descentralizado, puedes hacer lavado de dinero, puedes evitar impuestos, etcétera”. 

Pérez Pirela presentó un video del medio alemán DW sobre volatilidad del bitcóin y luego preguntó a los usuarios y las usuarias de su programa ¿qué piensan de esta decisión? 

Datos básicos

Para ofrecer una especie de clase introductoria acerca de las criptomonedas, citó una nota de LaIguana.TV, titulada “¿Qué son las criptomonedas y por qué representan una verdadera revolución?”. 

En el texto se señala que el 2020 fue el año del auge del bitcóin y en general de las criptomonedas, que llegaron a un asombroso nivel de popularidad mediática. Pero, ¿qué es exactamente una criptomoneda? ¿Estamos viviendo una criptorevolución? 

El bitcóin y las otras más de 8 mil criptomonedas existentes a la fecha (sí, leyó bien, ¡más de 8.000!) son monedas digitales criptografiadas que operan a través de una cadena de bloques (blockchain). 

La criptografía es una técnica de protección de las informaciones digitales a través de algoritmos que utilizan códigos y cifrados muy complejos. 

Una cadena de bloques (blockchain) es una especie de libro de contabilidad público y compartido entre todos los usuarios al que cada uno de ellos puede acceder desde a través de internet. 

Las criptomonedas nacen en un entorno digital y no existen ni pueden existir fuera de él. Las criptomonedas apuntan sin duda a un futuro (no tan lejano) donde ya no tendrá ninguna cabida ni sentido la existencia del dinero “analógico”, es decir los billetes. 

Como complemento a los datos aportados, puso al aire un video en el que el experto José Ángel Álvarez, da una explicación sobre las criptomonedas durante un programa del presidente Nicolás Maduro. Luego prosiguió leyendo el material publicado por LaIguana.TV

Las criptomonedas fundamentan su fuerte atractivo exactamente sobre su insuperable seguridad. Esto se debe a muchos factores técnicos, algunos muy complejos. Los dos más importantes, sin embargo, son la criptografía mencionada anteriormente y la inmutabilidad del registro. Todas las transacciones en criptomonedas utilizan sistemas criptográficos muy potentes parecidos a los que utilizan las grandes potencias militares mundiales. Romper estos algoritmos resulta prácticamente imposible. Por otro lado, una vez que una información llega a la cadena de bloques no hay forma de alterarla. 

El acceso a los servicios financieros tradicionales (bancos o tarjetas de crédito) está sujeto a la identificación del usuario y al otorgamiento por parte de una organización pública o privada del derecho a abrir una cuenta. Además, estas instituciones pueden limitar la operatividad de cada usuario en función de legislaciones nacionales o internacionales o simplemente por arbitrarias políticas empresariales. Con las criptomonedas no existe ninguna limitación de acceso ni entidades que puedan aplicar filtros o controles porque el sistema está concebido para que tanto la ejecución de las transacciones como el almacenamiento de los datos sea compartido entre todos los usuarios de la cadena de bloques y el único requisito para acceder a una plataforma de criptomonedas sea tener deseos de hacerlo. 

Para abrir una cuenta en un banco es indispensable que el usuario sea identificado. Sería imposible abrirla sin un documento de identificación original y vigente. De lo contrario, para abrir una billetera de criptomonedas solo se necesita un correo electrónico y un número de celular. Las transacciones en criptomonedas son completamente anónimas. 

Las plataformas de criptomonedas permiten realizar las transacciones sin ningún tipo de intermediación, es decir, sin pasar por ningún tipo de entidad financiera, administrativa, contable o legal. Cada usuario es su propio banco y maneja de forma completamente autónoma el envío y la recepción de sus pagos. Por eso mismo, las criptomonedas no pueden ser retenidas, bloqueadas o confiscadas. 

Las criptomonedas no conocen límites, aduanas, ni fronteras, cualquier usuario puede enviar cuando lo desee una cantidad de dinero a cualquier parte del planeta. Todo lo que necesita es un dispositivo electrónico (celular, tablet, laptop o computadora de escritorio) y una conexión a internet. 

Los satoshis son las fracciones de Bitcóin exactamente como los centavos son las fracciones de dólar. Un Bitcóin equivale a cien millones (100.000.000) de satoshis. Es decir, un satoshi vale aproximadamente 1.200 Bs. Un dólar vale aproximadamente 1.700 satoshi. 

Venezuela ha sido pionera

Explicó Pérez Pirela que Venezuela ha sido pionera en este tema, con la idea del petro, lanzada por el comandante Hugo Rafael Chávez Frías en 2009. Para comprobarlo, mostró un video en el que el entonces presidente expuso por primera vez la idea de manera pública y dijo que sería la respuesta al imperio del dólar, moneda que quedó sin respaldo en oro desde que Estados Unidos, unilateralmente, se puso al margen de los acuerdos de Bretton Woods, en 1971.  

La moneda propuesta por Chávez es el petro, creada posteriormente por el gobierno de Nicolás Maduro.  

Para refrescar lo ocurrido, dio lectura a un trabajo de LaIguana.TV titulado “¿Qué pasó con el petro? Un breve recuento de la criptomoneda soberana venezolana” 

El 3 de marzo de 2009 el presidente Chávez dio la siguiente declaración a la prensa: “El mundo es víctima del imperio del dólar. Un día Fidel Castro me dijo: ‘Mira Chávez, los Estados Unidos han comprado medio mundo con puros papeles que no tienen sustentación económica’. […] Nosotros tenemos la idea de una moneda internacional, el petro, una moneda que se fundamente en las grandes reservas de petróleo que tenemos algunos países del mundo”. 

Pérez Pirela comentó que al cotejar las fechas se puede apreciar el carácter visionario de Chávez, su pensamiento de avanzada, pues para 2009, si bien ya existían las criptomonedas, casi nadie hablaba de ellas en los escenarios políticos. 

Casi 9 años más tarde, el 3 de diciembre de 2017, el presidente Maduro anunció la creación del petro, un “nuevo sistema de criptomoneda a partir de las reservas petroleras”.  

Presentó el video del acto público en el que Maduro explicó al país cómo funcionaría el petro, una criptomoneda respaldada por la producción nacional de oro petróleo, gas y diamante. 

Plantea el trabajo de LaIguana.TV que desde aquel anuncio presidencial han trascurrido más de 3 años: ¿Qué sabemos del petro y qué ha pasado con él? El petro es una de las miles de criptomonedas existentes en el mercado. Sin embargo, su creación representa un importante punto de inflexión en la historia monetaria porque introduce dos novedades revolucionarias: es la primera moneda digital emitida por un gobierno soberano y su valor es respaldado y garantizado por cuatro recursos naturales de alto valor”. 

Su creación impactó al mercado mundial de criptomoneda porque todas las otras monedas digitales son totalmente descentralizadas y su valor lo determina única y exclusivamente el mismo mercado. El objetivo es generar un impacto positivo en la economía venezolana, rompiendo las grandes limitaciones provocadas por las sanciones económicas y financieras impuestas por el gobierno de EEUU y controlar la hiperinflación. 

En 2018 se emitieron 100 millones de petros con un valor de 60$ cada uno. Se empezó a utilizarlo para las transacciones internacionales y para financiar la Gran Misión Vivienda Venezuela. Se crearon las plataformas de intercambio (exchange) entre petros y bolívares y se estableció el petro como unidad de cuenta de PDVSA. La Superintendencia de Bancos ordenó a todas las entidades financieras expresar sus cuentas también en petros. Además, se estableció como moneda para la venta de combustible para aviones y se habilitó el pago de impuestos en petros.  

En 2019 se habilitó la posibilidad de recibir remesas a través de la plataforma Patria. Como era de esperarse, la OFAC (Oficina de Control de Activos Extranjeros) de EEUU empezó a tomar medidas y sancionó al banco ruso Evrofinance Mosnarbank por haber realizado transacciones en petros. No obstante, ese duro golpe, el gobierno venezolano siguió desarrollando su estrategia: estableció la doble contabilidad (petros / bolívares) y en diciembre entregó el famoso “petroaguinaldo” (medio petro a jubilados, pensionados y empleados públicos). 

En 2020 la popular plataforma internacional de intercambio de criptomonedas, LocalBitcoins, incorporó al petro. El presidente Nicolás Maduro ordenó la creación del fondo en petros para el otorgamiento de créditos por parte de la banca pública a la pequeña y mediana industria y anunció la entrega de 1 petro a los médicos que laboran en la atención de la pandemia de Covid-19. El gobierno de Trump no se quedó atrás y anunció la sanción y persecución del superintendente nacional de Criptoactivos y Actividades Conexas, Joselit Ramírez. Sin embargo, el petro siguió ampliando su alcance y se inauguró la plataforma Venezuela Exchange (VEX). 

A poco más de 3 años, el petro ha ido abriéndose cancha entre luces y sombras. No es de sorprenderse: se trata de un proyecto extremadamente ambicioso cuyo objetivo a largo plazo es, nada más y nada menos, derrocar la casi centenaria hegemonía del dólar. 

A pesar de todas las dificultades, el primer cometido parece haberse logrado: la creación del petro ha creado un precedente histórico que ha obligado a otros estados soberanos a ir evaluando la creación de su propia criptomoneda. En este sentido, entre las grandes potencias mundiales, la más adelantada es China: en abril de 2020 anunció un plan piloto para poner a prueba el yuan digital. 

Seis bancos estatales chinos ya están permitiendo a los usuarios abrir carteras para recibirlo y empezar a operar con él. Rusia anunció hace poco que iniciará pruebas con el rublo digital en 2022, mientras que el Banco Central Europeo anunció que estudia la creación del Euro Digital. Los Estados Unidos no se quedaron atrás: en agosto de 2020 FED (La Reserva Federal) reveló avances en las investigaciones para el desarrollo del dólar digital… 

Más allá de algunos pasos en falso en su implementación y de los ataques y saboteos por parte del gobierno de EEUU, no cabe duda de que, en el marco de la revolución criptomonetaria, el petro, desarrollado a partir de una intuición genial del comandante Chávez, ha marcado un hito histórico que otorga a Venezuela un papel pionero y protagónico en la construcción de un nuevo mundo emancipado de la tiranía monetaria del dólar. 

Situación actual de las criptomonedas

Luego del recorrido por estos aspectos históricos, pasó a abordar la realidad actual de las criptomonedas, utilizando para ello varios materiales periodísticos de reciente difusión. 

Uno de los aspectos noticiosos es el precio del bitcóin, que ha caído por debajo de los 34 mil dólares por primera vez en tres meses, luego que China impusiera nuevas restricciones a las criptomonedas. 

El gigante asiático prohibió el martes que las instituciones financieras y las empresas ofrezcan servicios relacionados con transacciones de criptomonedas. También advirtió a los inversores contra el comercio especulativo de criptomonedas, algo que hundió el precio del bitcóin un 20%. El anuncio se produce luego de que el bitcóin registrara una caída de más del 10%, después de que Elon Musk, director ejecutivo de Tesla, dijera en un tuit que ya no aceptaría la divisa digital como medio de pago. 

Otras criptomonedas como el ethereum y el dogecóin también han acumulado pérdidas superiores al 20%. Por otro lado, las acciones de Tesla cayeron más de 3% en Wall Street, posiblemente debido a la exposición del fabricante de autos eléctricos al bitcóin. 

Pese a los tuits de Musk, la firma aún posee alrededor de 1 mil 500 millones de dólares en la divisa digital. 

El comercio de criptomonedas ha sido ilegal en China desde 2019 para frenar el lavado de dinero, según ha sostenido el gobierno. Sin embargo, las personas aún pueden hacer transacciones con monedas como el bitcóin en línea, algo a lo que se opone el gobierno de Pekín. 

Este martes, tres organizaciones respaldadas por el Estado, incluidas la Asociación Nacional de Finanzas de Internet de China, la Asociación Bancaria de China y la Asociación de Pagos y Compensación de China, emitieron una advertencia en las redes sociales. Dijeron que los consumidores no tendrían protección en caso de incurrir en pérdidas por transacciones en criptomonedas. Agregaron que los recientes cambios bruscos en los precios de las criptomonedas «violan gravemente la seguridad de los activos de las personas» y están alterando el «orden económico y financiero normal». 

Aunque la moneda digital no se puede comerciar en China, más del 75% de la minería de bitcoin en todo el mundo se realiza en China. 

Las noticias de que El Salvador aceptará el bitcóin como moneda de curso legal y ofrecerá ayudas a quienes quieran trabajar en la industria de las criptomonedas, que muchos han considerado como un hito importante para el mercado, han quedado eclipsadas por el continuo endurecimiento de la regulación de las criptodivisas en China y los miedos que se propagan por el mercado de un giro en la política monetaria de EEUU. 

Los mercados de todo el mundo también han dejado notar su nerviosismo ante la perspectiva de que la Reserva Federal de Estados Unidos pueda comenzar a retirarse de su programa de flexibilización cuantitativa para impulsar la liquidez. No obstante, algunos expertos, como el fondo de cobertura Skybridge Capital, de 7.500 millones de dólares, cuyas participaciones en bitcóin superan los 310 millones de dólares, afirman que es improbable que la reducción de la política monetaria estadounidense afecte a las criptomonedas y al oro, argumentando que estas clases de activos son resistentes. 

Mientras tanto, Deutsche Bank, el mayor banco de Alemania, ha asegurado que Estados Unidos podría estar en uno de sus peores períodos inflacionarios de la historia, con el gasto del gobierno y la política monetaria flexible como probables catalizadores para crear condiciones que se vieron por última vez en la década de 1940 y 1970. 

«Aunque los fundamentos a largo plazo permanecen intactos, la política monetaria y macroeconómica de EEUU está causando nerviosismo a corto plazo», señala Jehan Chu, de Kenetic Capital, según recoge Coindesk. De hecho, los inversores han estado cerrando posiciones con la esperanza de volver al mercado a medida que la política monetaria y fiscal de EEUU se aclara, agrega el experto. 

Al tener bastante más del 51% de la capacidad de computación y validación, muchos más que EEUU, Rusia y Kazajstán, que controlan en torno a un 7% cada uno, China en principio tendría el potencial de atacar el “inexpugnable” sistema de red de bitcóin y acabar con la “rebelión” si así quisiese. Pero China no es un bloque monolítico. Una acción de este tipo requeriría la coordinación de decenas de miles de individuos, muchos de ellos apolíticos o críticos con el Gobierno, y eso es difícil que se produzca.  

La prohibición de operar con criptomonedas se aplica a los bancos y servicios de pagos y de inversión, es decir, al nivel institucional, pero no al individual. Además, la minería queda fuera de las restricciones. Con esto el Gobierno chino quiere que el inversor minorista, poco sofisticado, se baje de la ola especulativa o no se suba. Es decir, que la fiebre de los tulipanes digitales que se está viviendo en el resto del mundo no afecte al mercado doméstico. 

También quiere dejar claro que el futuro del dinero en China pasa por el yuan digital soberano emitido por el banco central. No quiere decir que la actividad en criptomonedas vaya a cesar en China. Las redes privadas virtuales (VPN por sus siglas en inglés) están prohibidas en China desde hace tiempo, pero siguen utilizándose a diario.  

Al cierre de la revisión del tema, Pérez Pirela trajo la frase de Leon Louw, un intelectual sudafricano nominado al premio Nobel de la Paz “Toda persona informada necesita conocer el #bitcoin, ya que podría ser uno de los desarrollos más importantes del mundo”. 

Interacción

En los minutos finales, por solicitud de un participante, el presentador comentó las fotos y videos de un acto en Miami donde un grupo de personas posó ante un contenedor de basura repleto de dinero venezolano. “Fue un acto delincuencial típico de la gusanera de Miami”, dijo. 

Otra persona lo increpó, diciendo que la culpa del deterioro de la moneda venezolana es del socialismo por lo que debería sentir pena de defenderlo. Pérez Pirela lo invitó a buscar en el diccionario el significado de la palabra patria y afirmó que ser chavista y ser de izquierda es un orgullo. “Debemos acabar con ese chantaje de que para reconocerse chavista o de izquierda hay que hacerlo en voz baja. Pena da respaldar a Juan Guaidó, a Leopoldo López, a Iván Duque, a Álvaro Uribe, a Jair Bolsonaro, a Sebastián Piñera. Eso sí da pena”. 

Al cierre de la emisión y antes del epílogo musical, presentó la más reciente actualización para ese momento de los resultados de la segunda vuelta presidencial en Perú, emitidos por la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE). Estos mostraban a Pedro Castillo, del partido Perú Libre, con 8 millones 778 mil 540 votos, y a Keiko Fujimori, de Fuerza Popular, con 8 millones 698 mil 811 sufragios. Esto le daba a Castillo una ventaja de 79 mil 729 votos, cuando faltaban por escrutar actas que contienen 214 mil 318 votos. Con solo 40% de esos sufragios, Castillo consolidaría su victoria.  

(LaIguana.TV) 

Comentarios Facebook