El expolicía y prófugo de la justicia venezolana, Iván Simonovis, reveló hace unos meses que los hechos terroristas que se generaron en marzo en el estado Apure, en el que resultaron muertos militares venezolanos, y los hechos de la Cota 905 en Caracas, “no son casualidad y obedecen a un mismo plan” para colapsar al país.

En un video que circuló en las redes sociales en abril ya Simonovis asomaba las maniobras que se asociaban a las bandas criminales, que operan en sectores de la capital venezolana y que han causado zozobra entre la población de las comunidades.

Hay un común denominador entre los eventos en Apure y lo que ha acontecido en la Cota 905. Ese denominador común se denomina caos, el caos no es más que el resultado de una guerra híbrida cuyo objetivo final es lograr la disfuncionalidad del país hasta lograr que todo colapse. Nada de esto es casual. Todo obedece a un plan bien estructurado de hace varios años y que cuenta con un apoyo multipolar”, manifestó el prófugo en un video.

En este sentido, la ministra de Relaciones Interiores, Justicia y Paz, Carmen Meléndez, aseguró este jueves 8 de julio, a propósito de  la operación Gran Cacique Indio Guaicaipuro, que se desplegó para desarticular las bandas armadas en Caracas, que estos grupos delictivos son apoyados por “sectores de la derecha venezolana”.

“A estas alturas, no cabe duda de la complicidad directa, financiamiento y colaboración, con la planificación, suministro de armas, apoyo comunicacional, por parte de sectores de la derecha venezolana, con complicidad internacional”, afirmó la funcionaria en su cuenta de Twitter.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook