El presidente de Colombia, Iván Duque, demandó a «la comunidad internacional» que agilizara los recursos disponibles para atender a los migrantes venezolanos que residen en ese país, recogen medios locales.

En el conversatorio virtual del Council of Foreign Relations (CFR, por sus siglas en inglés), moderado por el almirante estadounidense reitirado, James G. Stavridis, el mandatario aseguró, sin aportar respaldo alguno, que unos seis millones de venezolanos han migrado hacia naciones «occidentales».

Además, aunque no precisó cuántos residían en su país, sí indicó que el gasto anual para su atención alcanza los 1.000 millones de dólares.

«Nosotros debemos estar en capacidad de transformar esta dinámica migratoria para que contribuya al crecimiento económico y la transformación social y eso se produce generando oportunidades», argumentó Duque.

El historial de solicitudes de Duque a costa de la migración

En reiteradas oportunidades, el gobernante ha solicitado recursos a los organismos internacionales usando como alegato a la migración procedente de Venezuela, sin que la población objetivo se haya beneficiado.

Así, por ejemplo, a pesar de que en diciembre de 2020 anunció que no habría vacunas anticovid para los venezolanos, tras haber desandado sus pasos, en enero de 2021 pidió recursos para «vacunar» a los venezolanos.

En febrero de este año, durante una vista oficial al país neogranadino, la para entonces cancillera española, Arancha Sánchez-Laya, sostuvo que su país estaba dispuesto a apoyar económicamente a Duque para que implementara el Estatuto de Protección Temporal a migrantes venezolanos.

Funcionarios de la administración colombiana confirmaron que la ayuda ascendía a 70 millones de euros.

Previamente, en un conversatorio en el Centro para Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS, por sus siglas en inglés), Duque solicitó más fondos con el mismo pretexto.

«Tenemos que movilizar recursos que no son para Colombia. Son para aquellas familias que los necesitan. Y tenemos que hacer escuchar nuestra voz para que el mundo se dé cuenta de que esta es la más grande y peor crisis humanitaria de los tiempos actuales, por encima de la de Siria», dijo en aquel momento.

Como colofón, añadió que Colombia no era «un país rico» y que incluso tenía «un menor ingreso per cápita que el de las naciones que han impulsado acciones a favor de la migración en Europa».

A fines de 2020, González-Laya dijo en una comparecencia ante el Senado de su país, que casi el 60% de los fondos recaudados a partir de la Conferencia Internacional de Donantes en solidaridad con los refugiados y migrantes venezolanos, organizada por España y la Unión Europea en mayo de ese año, ya se entregaron o están comprometidos.

De acuerdo con su testimonio, a partir de esa iniciativa se «consiguió movilizar más de 2.500 millones de euros», que estarían destinados a los países que reciben la mayor proporción de migrantes venezolanos, entre ellos, Colombia.

En esa oportunidad, la diplomática recordó que en mayo de 2020, el gobierno encabezado por Pedro Sánchez se comprometió a destinar 50 millones de euros para «apoyar los esfuerzos de los países de acogida y a responder a las necesidades de las personas afectadas, dentro y fuera de Venezuela», refirió una nota de prensa de La Moncloa.

Hasta día de hoy, Colombia no ha presentado, al menos públicamente, un balance en el que se detalle cómo ha sido usado el dinero que ha logrado recabar bajo el argumento de brindar atención a los migrantes que proceden de Venezuela.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook