Este lunes 4 de octubre fueron sentenciados los exfuncionarios de la Policía de Táchira Javier Useche Blanco y Henry José Ramírez Fernández, quienes le dispararon en la cara con una pistola de perdigones al adolescente Rufo Chacón y le causaron lesiones que derivaron en la pérdida de la visión de sus dos ojos, informó en Twitter el fiscal general, Tarek William Saab. 

A los dos se les encontró culpables de homicidio calificado en grado de frustración, trato cruel y uso indebido de arma orgánica, en el marco de un caso de violación a los derechos humanos, puntualizó el funcionario. 

Saab precisó que Useche deberá cumplir una pena de 27 años y nueve meses de prisión, mientras que Ramírez Hernández tendrá que purgar una sentencia de 21 años y cinco meses. 

Chacón fue agredido por los exagentes policiales en una manifestación en la población de Táriba, ubicada en las afueras de la ciudad de San Cristóbal, el 1° de julio de 2019, en la que vecinos reclamaban la ausencia de gas doméstico, según relatara entonces Adriana Parada, la mamá del jovencito, que entonces tenía 16 años. 

«Vimos a los oficiales que venían corriendo, todas las personas nos quedamos tranquilos, agarramos el gas. No estábamos haciendo nada, no teníamos palos, piedras. Yo tenía a mis dos hijos allí ayudándome con mis dos bombonas, cuando se vinieron y arremetieron contra nosotros. Nos empujaron, nos golpearon», dijo Parada. 

Tras esto, Ruffo retrocedió para recoger una de las bombonas y allí recibió la descarga de perdigones en el rostro.  

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook