Vestido como un jeque árabe, con una chilaba y un turbante, con cetro en forma de cabeza de águila y acompañado de su esposa y su hija cubiertas de tocados y collares dorados. Así apareció, posando orgulloso en las RRSS, uno de los hijos del presidente brasileño, el diputado Eduardo Bolsonaro, de viaje en Dubai.

Multitud de políticos de la oposición le acusaron de dilapidar el dinero público con viajes exóticos y de ostentar con mal gusto el lujo oriental cuando millones brasileños no lo están pasando precisamente bien.

«Eso es reírse en la cara de los brasileños. Eduardo Bolsonaro se llevó a la familia junto con la comitiva del Gobierno a Dubai y juega a ser jeque, mientras 19 millones de personas pasan hambre en Brasil», decía en Twitter el diputado Marcelo Freixo, del Partido Socialista de Brasil (PSB) y uno de los principales rostros de la oposición.

Acompañó su crítica con una comparación entre la foto del hijo del presidente y otra imagen con personas rebuscando entre un camión de huesos algo que llevarse a la boca.

El hijo de Bolsonaro no tardó en contestar y replicó: «¿Sabe por qué los brasileños están pasando hambre? Porque tú apoyaste el ‘quédese en casa, que la economía la resolvemos luego'», en alusión a la defensa que la izquierda hizo de la necesidad de implantar restricciones para poner freno a la pandemia del COVID-19.

Pero Freixo no fue el único en apuntar el mal gusto de la instantánea. El diputado Paulo Pimenta, del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda), recordó los elevados precios de la gasolina y del gas, y que hay brasileños comiendo huesos, patas y cuello de gallina porque no pueden permitirse comer carne, mientras «el representante de Brasil juega a disfrazarse de jeque en Dubai con dinero público».

«¿Esa es la nueva política?», cuestionó.

Otros fueron más lejos: el diputado Alessandro Molon, también del PSB, solicitó al Tribunal de Cuentas de la Unión (TCU) que investigue de dónde salieron los recursos usados en el viaje y si hay alguna irregularidad en este «absurdo millonario». El diputado subrayó que con lo que se está gastando la comitiva brasileña en Dubai se podrían pagar 100 becas de máster a universitarios.

Viaje costoso

Eduardo Bolsonaro aseguró que fue a la ciudad para «atraer empleos a Brasil» y que se lo pagó todo de su bolsillo, pero lo cierto es que el viaje de varios ministros y otros representantes gubernamentales a los Emiratos Árabes Unidos lleva días coleando.

En principio, la excusa era aprovechar la Expo 2020 que se inauguró en Dubai recientemente para promover Brasil, atraer inversiones, etcétera. Pero pronto llamaron la atención otras imágenes, las del secretario de Pesca del Gobierno, Jorge Seif, que en sus redes sociales no dudó en actuar como un bloguero de viajes, mostrando los puntos turísticos o bañándose en la playa. «Es super genial», decía deslumbrado con la ciudad.

Según datos del diario Extra en base al portal de la transparencia del Gobierno, la excursión de la comitiva brasileña a Dubai podría costar a los cofres públicos un mínimo de 3,6 millones de reales (6,4 millones de dólares). El Gobierno tiró la casa por la ventana; movilizó a miembros de nueve ministerios y a la vicepresidencia, llevando a un total de 69 personas.

(Sputnik)

Comentarios Facebook