Los prófugos de la justicia venezolana, el político de la ultraderecha, Leopoldo López y el exfuncionario de la extinta Policía Técnica Judicial (PTJ), Iván Simonovis son los presuntos financistas de las células terroristas que pretendían atentar el viernes en la madrugada contra las instalaciones del Consejo Nacional Electoral (CNE) ubicadas en Mariche, estado Miranda.
 
Así lo afirmó el ministro Remigio Ceballos Ichaso, quien también explicó, durante una trasmisión a través de Venezolana de Televisión, que se continúa con el proceso de investigación en torno al plan terrorista que fue desarticulado y que buscaba incendiar los depósitos del CNE dejando hasta ahora 4 sujetos detenidos.
 
El también presidente Sectorial para la Seguridad Ciudadana y la Paz expresó que “Venezuela limita con Colombia 2 mil 219 kilómetros y estamos allí ante la incapacidad del Gobierno colombiano para proteger a la frontera y por el contrario afectar notablemente la vida del pueblo venezolano”.
 
En este contexto, indicó que el 21 de diciembre del 2020 detectaron bajo información obtenida de investigaciones y ante el boicot contra la Asamblea Nacional que se llevó a cabo una reunión conspirativa en las que participaron Pablo Parada, Alexander Tirado, Deivis Oliveros, Andrés Robayo, Henry Rivas y Víctor Estupiñán.
 
Además de ciertos funcionarios del Gobierno colombiano, “en la que mencionaron que habían captado a un  efectivo de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana para obtener información estratégica  y el cual se encuentra en reserva activa para dársela a la CIA y la DEA”. 
 
Ceballos apuntó que constataron la interconexión de Simonovis y López, “quien fue en octubre al vecino país y se reunió allá  (…) precisamente antes que llegara y que se iniciara el proceso electoral tenemos un Gobierno de Colombia que no es capaz de cuidar las fronteras  y tiene también trabajando contra Venezuela al señor Álvaro Uribe Vélez». 
 
(LaIguana.TV) 
Comentarios Facebook