Las personas que padecen de diabetes no tienen que renunciar completamente a los dulces, ya que existen muchas opciones para seguir consumiendo golosinas sin poner en riesgo la salud.

De acuerdo con datos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en el mundo hay 422 millones de personas con diabetes, de las cuales 62 millones se encuentran en América. La mayoría viven en países de ingresos bajos y medianos.

Estas personas se ven obligadas a modificar sus dietas para nivelar los niveles de azúcar e insulina en el cuerpo, lo que incluye disminuir la ingesta de dulces y golosinas.

Sin embargo, de acuerdo con la Clínica de Mayo las personas con diabetes pueden seguir consumiendo dulces, siempre y cuando tengan el aval de un dietista certificado y siguiendo estas recomendaciones.

Aunque se piensa que el problema de consumir dulces tiene que ver con la ingesta de azúcar, en realidad es un tema relacionad con los hidratos de carbono.

Al respecto, la Clínica de Mayo señala que una opción para consumir dulces es equilibrarlos con alimentos ricos en hidratos de carbono, de modo que se pueda sustituir uno por otro.

«Cambia un alimento con alto contenido de carbohidratos en tu comida por una alternativa con menos carbohidratos, y reemplaza los carbohidratos restantes de tu plan de comidas por un dulce», recomienda la institución médica.

Para saber exactamente cuántos hidratos de carbono consumes al día, es importante leer todas las etiquetas de alimentos que consumas poniendo especial atención a la cantidad de almidón, fibra, azúcar y alcoholes de azúcar.

Otras conocidas opciones para que personas diabéticas puedan consumir dulces es optar por edulcorantes bajos en calorías como acesulfame potásico, aspartamo, sacarina, sucralosa y neotame.

«Sin embargo, ten en cuenta que debes considerar las calorías y los carbohidratos, que pueden afectar tu glucosa sanguínea, en productos horneados y otros productos elaborados con edulcorantes», advierte la Clínica de Mayo.

En este grupo también entran endulzantes naturales como la estevia e incluso alcoholes de azúcar usados en chicles y caramelos como los son el isomaltitol, maltitol, manitol, sorbitol y xilitol.

Es importante resaltar que cualquier cambio en la dieta de una persona con diabetes debe ser avalado por el médico del paciente o por un dietista certificado para no afectar su salud.

(Sputnik)

Comentarios Facebook